está leyendo...
BiCentenrario

LOS MENONITAS, PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA DEL CHACO Y DEL PARAGUAY

Llegada de los menonitas con el tren de Puerto Casado hasta Km 145 (foto: Archivo Fernheim).

Cuando la República del Paraguay tenía 116 años de vida independiente, un primer grupo de menonitas llegó al Chaco (1927) para iniciar la colonización, que después de duras luchas por la supervivencia iba a cambiar poco a poco la cara del llamado “infierno verde”. La zona hoy día produce alimentos para la exportación y es fuente de trabajo para miles de personas de diferentes culturas.

por Marvin Duerksen

 

FILADELFIA. El Chaco fue sacudido por una especie de sueño de la “Bella Durmiente” del bosque, como lo ha calificado el escritor menonita Peter P. Klassen. Ocurrió a fines de la década del 20, cuando empezaron a inmigrar menonitas a la región, en diferentes olas hasta 1947.

 

A Loma Plata llegaron primero 1.720 personas, a Filadelfia 2.015 y a Neuland 2.300. Después creció la población menonita, alcanzando hoy 15.000 personas, asentadas en colonias que durante décadas se autoadministraron como municipios independientes.

La ruta Transchaco en 1960. Se empezó a construir en 1957 y fue habilitada en 1961 (foto: Archivo Fernheim).

Durante las primeras décadas, la lucha fue solo por la supervivencia en el Chaco, varios abandonaron la región convencidos de que era imposible radicarse aquí, muchos fallecieron principalmente por epidemias y enfermedades prevenibles.

 

También hubo muertos por expediciones al monte chaqueño, accidentes de trabajo como excavaciones de pozos y en algunos casos por asaltos de los ayoreos.

 

Muchos menonitas sacrificaron su vida en el Chaco, creyendo en la colonización. Un grupo de ellos eran refugiados de la Unión Soviética comunista, donde habían perdido sus bienes y se  había  prohibido la enseñanza religiosa, fueron deportados a campos de concentración en Siberia, donde trabajaron con temperaturas de 50 grados bajo cero, sin volver nunca.

 

Un nuevo hogar

 

El Chaco se convirtió en un nuevo hogar,  aun con todas sus hostilidades. Comenzaron a trabajar la tierra, plantando maní y algodón, junto con varios comestibles en la huerta. La superficie aprovechada  era el campo abierto que abarcó tan solo un 15% de la tierra.

 

Cuando en los años 60 los créditos otorgados permitían la mecanización progresiva, se comenzó a desmontar tierras para la ganadería, que se ha convertido hoy día en el pilar del desarrollo del Chaco.

 

Los frigoríficos de las cooperativas Chortitzer Komitee, Fernheim y Neuland faenan 360.000 animales vacunos por año, el 80% de esta carne es exportada a exigentes mercados del mundo.

 

Aquí se produce e industrializa más de 110 millones de litros de leche anualmente. La superficie cultivada con rubros como maní, sorgo, sésamo, algodón y tártago alcanza unos 25.000 a 30.000 hectáreas cada año.

 

El Chaco Central cuenta con cinco hospitales privados, colegios y centros de capacitación, hogares de ancianos, seguros médicos y después de ocho décadas  de vida en el Chaco, pobladores de trasfondo migratorio practican deportes de lujo como las carreras motorizadas, el tenis o la aviación. En la actualidad el Chaco parece ser un oasis.

Esta fotografía corresponde al año 1930, cuando se establecieron los primeros contactos con la parcialidad enxet (foto: Archvio Fernheim).

El “secreto” del desarrollo

 

Muchas veces se ha preguntado cuál es el “secreto menonita” al desarrollar el Chaco. Y responden ellos que no existe tal secreto, solamente se hacen las cosas como se debe. En el centro de Filadelfia un monumento proclama con sus tres pilares convicciones fundamentales de la sociedad: fe, trabajo, unidad.

 

Protagonistas silenciosos

 

Los indígenas, especialmente aquellos que vivían en zona de los primeros inmigrantes, como los enxet (lengua norte) y nivaclés, quienes se acercaron del Pilcomayo, son protagonistas silenciosos del desarrollo del Chaco Central. No resistieron a la inmigración menonita y el relacionamiento entre ambos grupos era relativamente pacífico, desde el primer momento.

 

Antes de esta inmigración, una delegación menonita había inspeccionado el lugar en 1921 y contactado con algunos líderes.

 

El gobierno nacional, la empresa Carlos Casado (que vendió las tierras) y los líderes menonitas sabían de los lengua norte en territorio de la colonización. Los enxet, por diferentes razones, no solo eran pacíficos, sino que mostraron a los inmigrantes cómo moverse en el monte.

 

Después, al acercarse más y más indígenas a las colonias en procura de alimentos y protección, los nativos se convirtieron en una permanente mano de obra disponible para los colonos.

 

Asistencia a aborígenes

 

El creciente número de aborígenes motivó a las colonias a crear ya en la década de los 60 una oficina de asistencia, que después se convirtió en la Asociación de Servicios de Cooperación Indígena Menonita (ASCIM).

 

Después de 50 años de relacionamiento trabaja con 12 asentamientos indígenas agrícolas,  con  12.000 nativos, sobre una superficie de tierras aseguradas y tituladas de 123.000 ha, con 27.000 ha bajo pasturas, 12.000 animales vacunos y agricultores que cosechan cultivos de renta como sésamo y porotos.

 

La ASCIM supervisa 56 escuelas nativas  que cuentan con 4.643 alumnos. En Yalve Sanga existe un hospital, con un plan de trabajo descentralizado para la prevención sanitaria en cada asentamiento y más de 23.000 aborígenes cuentan con una ayuda mutual hospitalaria básica (AMH).

 

La ASCIM tiene un presupuesto anual de G. 13.800 millones y la mitad de los fondos proviene de las colonias e iglesias menonitas locales. (Continuará…)

 

1-  Muchos menonitas sacrificaron su vida en el Chaco creyendo  firmemente en la colonización. Llegaron en tres olas de inmigración, en 1927, 1929 y 1947, creando la colonia Menno, Fernheim y Neuland, respectivamente.

 

2- El Chaco paraguayo se convirtió en un nuevo hogar para los menonitas, aun con todas sus hostilidades. Comenzaron a trabajar la tierra, plantando maní y algodón, junto con varios comestibles en la huerta. Hoy es un pilar de desarrollo.

 

3-  La Asociación de Servicios de Cooperación Indígena Menonita (ASCIM) fue creada  en la década del 60 para encarar   ayuda hacia el  creciente número de nativos que se acercaban a los colonos en busca de alimento y protección.

http://www.abc.com.py/nota/los-menonitas-protagonistas-de-la-historia-del-chaco-y-del-paraguay/

 

 

About these ads

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado, buscando el "Yvy Mará Neỹ " ( lo que se podría traducir como “la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá... guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas...

Comentarios

3 comentarios en “LOS MENONITAS, PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA DEL CHACO Y DEL PARAGUAY

  1. ola muy interesante la informacion!!! ,me gutaria saber si la foto donde estan los soldados en el pueste corresponde al rio confuso me parece importante que especifiques el origen y detalles de tus anexos. exitos

    Publicado por cris | 31/08/2011, 11:28 AM
  2. Un ejemplo a seguir | Tenemos el modelo en el país

    Por Víctor Cálcena Presidente del Club de Ejecutivos del Paraguay

    Cuando hablamos y discutimos acerca del desarrollo, pensamos en los modelos.

    La idea de modelo se universalizó con el concepto de paradigma, según la teoría de Thomas Khun, sobre las revoluciones científicas. Él, además, para facilitar su definición, lo asimiló también como ejemplo. En síntesis, un modelo es un ejemplo.

    Al impulsar las Naciones Unidas los programas de desarrollo, los países que históricamente no lograban ese estadio empezaron a debatir qué modelo imitar, repetir o reproducir. Los más audaces hablan hoy incluso de innovar. O más aún, que impulsarían uno original.

    El Paraguay, durante la transición, recurrentemente venía insistiendo sobre el cambio. Y en este contexto, en el que el actual gobierno llegó al poder, la promesa del cambio fue determinante. Pero pronto nos dimos cuenta de que no aparecía la “hoja de ruta”. Y fue entonces cuando nos pusimos a debatir sobre el modelo de país que le conviene al Paraguay.

    En el marco de los ciclos de encuentro sobre las “Experiencias exitosas”, esta semana el tema elegido fue “Los Menonitas en el Paraguay”. Y nos focalizamos en su historia, trabajo y asociatividad. Tan aleccionador ha sido este proceso de desarrollo ejemplar en nuestro país, que no tengo duda en decir que aquí tenemos el modelo, el camino a seguir.

    Vean ustedes qué extraordinaria fue esta dura travesía histórica que emprendieron al inició de la década del 20. Los primeros contingentes llegaron a una tierra áspera como inhóspita. Y se afincaron en lugares aislados, donde ni agua había. En las estepas chaqueñas, inhabitables como en las gélidas tierras de Rusia, el horizonte de su vida no se presentaba nada promisorio. Sin embargo, erguidos por su cultura, su religión y su contracción al trabajo, los menonitas se arraigaron. Y con nuevas migraciones, formaron tres prósperas colonias. Habían llegado al Paraguay sin más alforjas que sus deseos y determinación de salir adelante, produciendo la todavía estéril tierra y abriéndose paso, con inaudita rapidez, hacia lo cobijable y por la senda de la superación.

    A los menonitas no les detuvieron el cálido clima ni la implacable sequía. Desde los 50, esos núcleos humanos sobresalen ya por sus virtudes, valores y extraordinarias cualidades. Aman y rinden culto al trabajo, y a la transparente honestidad. La austeridad y la sencillez no les impiden que la cooperación y la solidaridad reinen entre hombres, mujeres y las familias todas. Asumen la asociatividad y el cooperativismo como sistema de producción, de innovación tecnológica y de distribución de la riqueza. Su lengua extraña no es obstáculo para que aprendan nuestros idiomas, y hagan suyos también el castellano y el guaraní.

    Pero como modelo, lo que más me impresiona y quiero enfatizar, es su vocación y dedicación a la calidad. No les mueve el sobrevivir con el “así nomás”, sino el absoluto afán de excelencia, y de ser primeros en lo que hacen. Así en la agricultura y en la ganadería, rubros en que sus aportes son importantes. Pero no se quedaron en la economía agroexportadora. Entraron en el difícil y complejo campo de la industrialización, donde sus marcas y sus sellos de calidad ganan mercado en nuestro país y tienden a posicionarse en el mundo globalizado. Sus ingresos están por encima de los países emergentes de la región. Y su calidad de vida es envidiable.

    En fin, se caracterizan por una historia singular, en la que triunfa la fraternidad, la voluntad de progreso y de bienestar para todos.

    El Paraguay necesita modernizarse y desarrollarse. Para ello, no debería mirar afuera. Aquí tenemos el modelo. El ejemplo nos dan los menonitas. Sigamos sus virtudes, aprendamos de su sacrificio, de sus capacidades y competencias. Agreguemos, por nuestra parte, lo bueno que tenemos. Y seguro estoy que pronto seremos una de las naciones más pujantes, libres y justas del siglo XXI. Una sociedad que se destaca por su desarrollo incluyente y una democracia con equidad.

    http://www.ultimahora.com/notas/450318-Tenemos-el-modelo–en-el-pais

    Publicado por jotaefeb | 31/07/2011, 6:40 AM
  3. HECHOS RESALTANTES DEL BICENTENARIO
    Los menonitas y el despertar del Chaco (II)

    Apenas los menonitas se radicaron en el Chaco y fundaron dos colonias (Menno, 1927, y Fernheim, 1931), estalló la guerra entre Bolivia y Paraguay, prácticamente en los alrededores. Los bolivianos declararon a las aldeas menonitas de su soberanía, mientras el ejército paraguayo ordenó y recibió alimentos, agua y movilidad de los colonos. Después, esta zona pasó por un pujante desarrollo, admirado y criticado a la vez.
    por Marvin Duerksen

    La Guerra del Chaco (1932-1935) fue otro pilar para el desarrollo de la Región Occidental: definió la soberanía del territorio. La anunciada inmigración menonita hizo subir la tensión entre Paraguay y Bolivia, porque los del altiplano exigían que los colonos tuvieran también visa de ellos.

    Cuando llegó el primer grupo de menonitas al puerto de Asunción, el presidente Eligio Ayala le dio una calurosa bienvenida en idioma alemán, y El Diario del 29 de diciembre de 1926 publicó: “Es la vanguardia de un formidable ejército que viene a reforzar nuestro acervo; ejército pacífico que enarbola el arado como arma ofensiva… No llegan con las manos vacías, no vienen a pedir; vienen a dar. Con el alma empapada de fe y el cerebro alimentado, traen puñados de semillas en dación. El Chaco se les tiende como un cálido regazo, y el Paraguay de pie les da la bienvenida, de todo corazón”, según investigó el historiador Gerhard Ratzlaff.

    El 19 de agosto de 1933 la colonia Fernheim resolvió proveer de alimentos (80.000 kilos de pan) a la Cruz Roja Paraguaya. Además las colonias colaboraron con sus pozos para la provisión de agua al ejército paraguayo en tan grandes cantidades que a veces no tenían para su propio uso.

    A diario cruzaban la colonia Fernheim 80 a 90 camiones militares. El hospital de Filadelfia y las escuelas se llenaron de heridos. “Mediante la provisión de agua, víveres, caminos y transporte proporcionados por los menonitas, su presencia efectivamente contribuyó a la victoria del ejército paraguayo y a la conquista del Chaco, aunque no fue factor determinante”, según Ratzlaff.

    Proyectos

    La inmigración menonita sirvió también para que el gobierno apoyara grandes proyectos con beneficio para todo el Chaco. Autorizó la construcción de la ruta Transchaco (1957-1961), por parte de voluntarios (pax boys) y técnicos menonitas de los Estados Unidos; electrificó –40 años después– el Chaco Central con una línea de alta tensión desde Itaipú, con base en una doble tarifa a pagar por los usuarios, supuestamente por no ser rentable económicamente el proyecto. Diez años más tarde, reciben asfalto las calles principales de Filadelfia, Loma Plata y Neuland.

    Controversias

    Hoy día, las colonias menonitas viven sus propias realidades, que a veces guardan poca analogía con sus creencias, pero siempre en pos del progreso económico, admirado y criticado a la vez.

    Por ejemplo, Mons. Lucio Alfert, del Vicariato Apostólico del Pilcomayo (2008), habla de una “monopolización de la tierra en los últimos años, es decir, unos pocos con casi toda la tierra. Muchos paraguayos venden sus tierras, que quedan en manos de grandes estancieros, colonias o extranjeros. Para mí, es un proceso muy serio de monopolización”.

    En el mismo sentido, el profesor y pastor Jakob Warkentin, de Neuland (2010), sostuvo durante un culto que existe un afán de algunos menonitas de comprar más y más tierras. Hannes Kalisch, un alemán que vive con el pueblo enhlet, afirma en su libro “Hacia el protagonismo propio” (2000), que “la población menonita es aquella que en el Chaco Central conserva el poder económico e ideológico y, aun más, continua en proceso de expansión.

    Los menonitas se caracterizan por un sistema organizacional interno relativamente eficiente, con lo cual lograron arrancar mucho al supuestamente hostil Chaco, a un precio que recién en el presente se está reconociendo mejor, y que consiste en la devastación del medio ambiente, así como del propio entorno humano, en cuanto también obstruye y destruye potenciales de relacionamiento.

    Agrega que “su visión se sustenta en el sistema occidental capitalista que se combina con una religiosidad fundamentalista muy expresa. Junto al éxito económico y la reinterpretación ideológica de su propia etnohistoria, induce a considerar la propia visión como absolutamente superior a la de cualquier otro grupo de población”.

    El historiador menonita Ratzlaff juzga al revés: “En todos los países de América el hombre conquistador desplazó a los indígenas; en cambio, en el Chaco, los menonitas servían como imán para ellos”.

    ¿Quiénes son los menonitas?

    Durante la época de la reforma, creyentes católicos abandonaron la iglesia –primero, en Suiza, y después, en otros países europeos– por considerar que la fe es un acto voluntario y personal y, por consiguiente, el bautismo solo pueden recibir adultos. Se bautizaron otra vez y se les llamo “anabautistas”.

    Fueron brutalmente perseguidos por emperadores, la Iglesia Católica y la Luterana. Se ahogaron, quemaron, descuartizaron y decapitaron más de 1.000 “anabautistas” en los siglos XVI y XVII, por creer diferente.

    El sacerdote católico Menno Simons (1496-1561) también abandonó la iglesia y logró juntar a “creyentes rebeldes” dispersados por las persecuciones. Por eso después se comenzó a hablar de “menonitas”.

    A partir de ahí los menonitas solían agruparse y refugiarse donde podían. Los menonitas creen que la iglesia es una comunidad de creyentes bautizados, la Biblia es palabra de Dios y máxima autoridad en asuntos relacionados con la fe y la conducta humana, y Cristo es el único camino para la salvación y único fundamento de la iglesia. El evangelio es un mensaje de paz y reconciliación con Dios, y el credo apostólico es válido para todos los cristianos del mundo.

    En 2010, la Iglesia Luterana pidió oficialmente a nivel mundial perdón por los crímenes cometidos contra los primeros bautistas. También existen algunos acercamientos oficiales entre el Vaticano y la Iglesia Menonita, después de 500 años de silencio sepulcral.

    1- La inmigración menonita sirvió para que el gobierno apoyara grandes proyectos con beneficio para todo el Chaco. El Ejecutivo autorizó la construcción de la ruta Transchaco y, más adelante, la electrificación del Chaco Central.

    2- Mediante la provisión de agua, víveres y transporte por parte de menonitas, se contribuyó a la victoria del ejército paraguayo en la Guerra del Chaco, aunque no fue factor determinante, según el historiador Gerhard Ratzlaff.

    3- En la actualidad, las colonias menonitas viven sus propias realidades, a veces ya con poca analogía de sus creencias, pero siempre en pos del desarrollo económico, aspecto muy admirado y criticado a la vez por el resto de la sociedad.

    Publicado por jotaefeb | 13/04/2011, 8:53 AM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ahora

Click for Asunción, Paraguay Forecast

administrador

Desde Asunción/Paraguay: jotaefeb, buscando el “Yvy Mará Neỹ ” (“la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá… guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas.
laovejacien@gmail.com

SIC

He estado revisando y el gasto público ha crecido en % muy por encima del crec del PIB. Con tanta ineficiencia pública esto es inadmisible.24/04/14
Víctor Raul Benitez

cine paraguayo

archivos

estadísticas

  • 512,909 hits

ENTRE LOS 50 MEJORES

.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores

%d personas les gusta esto: