estás leyendo...
País

LA ALFARERÍA LLEGÓ A AREGUÁ A FINALES DEL SIGLO XIX

LA ALFARERÍA LLEGÓ A AREGUÁ A FINALES DEL SIGLO XIX

3587

La cerámica en Areguá tiene sus inicios a fines del siglo XIX con la llegada del primer alfarero a esta localidad, Don Ricardo Pérez, quien es considerado “padre de la alfarería aregüeña”. A más de un siglo, muchos lugareños siguen moldeando la arcilla para obtener los tradicionales objetos de barro con innovaciones de nuestro tiempo. El rubro de la alfarería es en la actualidad el primer ingreso económico de unas 500 familias aregüeñas que se dedican directamente al moldeado de la arcilla. En tanto,  otras 300 familias más viven de la comercialización de los diversos productos de cerámica.

La alfarería llegó a Areguá para quedarse  de la mano del artesano español Ricardo Pérez. Cuenta la historia que Pérez fue la persona que salvó de una muerte segura al Gral. Bernardino Caballero tras esconderlo en uno de sus hornos de  leña  en su casa de Cerrito,  Chaco. Así pudo escapar  de los soldados aliados que lo seguían durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Una vez en la presidencia de la República, Bernardino Caballero visitó nuevamente el rancho chaqueño de Ricardo Pérez para agradecerle el noble acto en que le salvó la vida. El español le solicitó tierras en donde instalarse y explotar la alfarería que era su pasión. Así fue como llegó a la compañía aregüeña de Isla Valle a orillas del Lago Ypacaraí, zona en donde abundan la arcilla y el caolín, principales ingredientes el trabajo de alfarería.

Ricardo Pérez, tras asentarse en sus tierras, enseñó a los pobladores el arte de la cerámica para que de ella puedan mantenerse en aquellas épocas difíciles de la nación.  A finales del siglo XIX introdujo el primer torno a patada que estuvo a cargo del primer artesano aregüeño Enrique Salas. Por citar algunos de los artesanos destacados que pertenecieron a la primera remesa de aprendices de don Pérez se encuentran  Juan von Schmeling, Aurelio Maqueda, Nenito Alarcón y José Domingo Villasboa.

Segundo Villasboa, hijo de don José Domingo, siguió los pasos de su padre y se dedica desde los siete años a moldear la arcilla. Don Segundo, a sus 80 años, sigue montado a diario sobre su torno a patadas con el cual  sacó adelante a sus cinco hijos, quienes también se dedican a la alfarería y montaron un negocio familiar sobre la céntrica calle La Candelaria.

“Yo desde los siete años ya hacía los detalles de las imágenes de los pesebres que mi papá moldeaba Me especialicé en las ovejas y las vacas de los pesebres. Gateé entre la arcilla, crecí dándole patadas al torno y no veo mi vida lejos de este  trabajo. Con esta actividad saqué adelante a mis hijos y para mi satisfacción todos ellos aman la cerámica tanto como yo”, dice don Segundo Villasboa en su taller de Areguá.

Si bien en la alfarería se fue perfeccionando e introduciendo innovaciones, él sigue fiel a las enseñanzas de su padre don José Domingo por ser uno de los artesanos pioneros.

El alfarero, munido de una esponja, un pedazo de madera y de chapa en menos de 20 minutos moldea una jarra. Esta actividad lo realiza con entusiasmo con  lo cual resalta a simple vista el  amor que le  tiene a la cerámica.

“Acá a patadas tenemos el trabajo. Si no le doy patadas a mi torno no voy a sobrevivir”, dice en broma  al explicar que en un día de mucho trabajo a sus 80 años puede aún moldear unas cuarenta jarras, ánforas o vasijas.

Don Segundo sigue utilizando la antigua técnica del secado a sol y el cocido en horno a leña porque está seguro de que se obtienen productos de mayor calidad y durabilidad.

Innovaciones para  la venta

La alfarería es un arte que se va trasmitiendo de una generación a otra  con la diferencia de que algunas familias de Areguá han optado por otras técnicas como  el moldeado a yeso o moldes dejando de lado el trabajo a torno o moldeado a mano. Estas innovaciones generalmente buscan industrializar el producto, es decir producir a gran escala de manera a contar con  mayores ingresos económicos.

Roque Maqueda es otro de los descendientes de aquella generación de aprendices de Don Ricardo Pérez, con la diferencia de que él ha introducido algunas mejoras a sus productos, como el esmaltado y los diseños modernos utilizados en la decoración de viviendas y restaurantes.

Maqueda a sus 64 años comenta que ha formado parte de varias asociaciones de artesanos aregüeños con el objetivo de unir a los alfareros, enseñar a los jóvenes a que opten por el moldeado de la arcilla de manera a no perderse esta tradición que identifica a la capital del departamento Central.

“Moldear el barro es un arte que es apreciado por pocos, los jóvenes ya no tienen ese amor por la artesanía aregüeña. Yo creo que si no incentivamos a los adolescentes, en unos 40 años más Areguá sería un desierto de alfareros”, reflexiona Maqueda.

Este conocido alfarero entiende que la  juventud paraguaya de hoy  está optando por las carreras universitarias. No piensan que la mano de obra artesanal es un rubro que, si se sabe explotar, trae beneficios económicos y grandes satisfacciones.

“Con el trabajo de alfarería pude ver crecer a todos mis hijos, compartí con ellos sus travesuras. Si hubiese optado por una carrera quizás estaría lejos de ellos sin verlos crecer”, menciona.

Para apreciar el arte de Areguá basta con dar unas vueltas por el microcentro. En la Avda. La Candelaria un sinfín de artesanos dan la bienvenida a los turistas con sus innumerables vasijas, alcancías, planteras, imágenes decorativas y el tradicional pesebre que cada año acompaña a las familias paraguayas durante la Navidad.

La cerámica aregüeña ha sido expuesta en varios países mediante la gestión de varios organismos gubernamentales y  ONG. Así ha sido admirada y apreciada en  ferias del Brasil, Argentina, Alemania, Estados Unidos, Taiwán y Japón.

1- Don Ricardo Pérez fue quien salvó de una muerte segura al Gral. Bernardino Caballero al esconderlo en uno de sus hornos de leña. Así pudo escapar de los soldados aliados que lo seguían durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870).

2- Las planteras  ocupan el primer lugar en las ventas en  cerámica. Le siguen  las vasijas de diferentes tamaños y modelos y  las ánforas, que en los últimos años son  muy apreciadas en decoración. Los pesebres tienen fama mundial.

3-  A lo largo de la Avda. La Candelaria unas  100 personas exhiben sus productos hechos hoy con diversas técnicas y estilos. Se estima que unas 1.200 personas viven directa o indirectamente de la cerámica en la ciudad de Areguá.

por María Teresa Blanco, corresponsal.

08 abril 2011

http://www.abc.com.py/2011/04/07/nota/la-alfareria-llego-a-aregua-a-finales-del-siglo-xix/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Fotociclo/J.C.Meza

Presentación del informe de DDHHpy. Una obra de teatro callejero que recuerda los graves problemas del sistema de salud en el país

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,400 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Propuestas vagas

Varios temas que tienen que ver con la agenda del futuro, han pergeñado débilmente los candidatos de distintos partidos, algunos dirán: en las internas de los partidos no aparecen una propuesta de carácter nacional y lo que se busca es apelar a la cuestión sentimental del votante que para que este sufrague por tal o cual candidato, pero hubiera sido también una oportunidad para que  escucharamos donde están los partidos  políticos, si siguen siendo lo que fueron anteriormente, un partido que se sostenía sobre los dogmas, sobre un comportamiento, sobre una tradición, o si el partido es hoy simplemente una escudería puesta al mejor postor, aquel tenga la capacidad de comprar, lo que la Argentina llaman punteros, y en el Paraguay denominamos operadores políticos, que luego van bajando en la pirámide hasta las bases, en donde las voluntades realmente terminan inclinándose a tal o cual candidato, en función de las prebendas y canonjías, que puede ser repartidas en el proceso. Los paraguayos tenemos que rescatar a los partidos políticos de la situación marginal en la que se encuentra, y deberían ser de nuevo escuelas de civismo, en dónde se discutan temas que tienen que ver con la economía, el manejo del estado en cuestiones trascendentes, el rol del ciudadano y por sobre todo el lugar que ocupan las oportunidades para la gente, si no tenemos partidos políticos que hagan esto, de manera constante y permanente, lo único que será noticia es el valor del voto que se compra el día de los comicios, y la escudería que está allí como referencia pero que no trasciende. Hay varios hechos de políticos en América Latina de partidos muy populares que terminaron acabados, como el caso del Partido Conservador en Colombia que llegó a poner un último presidente como Pastrana y que posteriormente nunca superó el 3% de preferencia del electorado de ese pais, ojala los partidos políticos paraguayos no terminen en esas mismas condiciones, de momento están haciendo todo lo posible para que acaben de esa forma

BFB

Cloacas malolientes

La inversión en materia inmobiliaria en la denominada Zona Corporativa ha sido siempre sujeta de una serie de críticas en torno a si tenemos la infraestructura ya preparada para acoger varios edificios de altura, ahora con las últimas lluvias muchos de los edificios y propiedades no se encuentran conectadas al sistema del desagüe cloacal y lo que tenemos es un  extraordinario y elocuente cuadro en torno a lo que Paraguay es en términos de planificación y de estrategia de desarrollo inmobiliario, no hemos previsto las cuestiones básicas, las que tienen que ver con los desagües, y si a eso sumamos la mala calidad del asfalto y de las rutas alternativas, tenemos un cuadro completo de aquello que nos revela todavía como una sociedad pre-urbana, en un momento en que tenemos una gran presencia de personas provenientes del interior que viven en ciudades, no hay nadie que esté pensando la política, desde lo urbano, la sociedad, la economía… algunos de los aspectos que tiene que ver con la forma como nos relacionamos con el entorno, de hecho Asunción, la capital paraguaya con 500mil habitantes, tiene la mitad de su población viviendo en los Bañados y en las zonas marginales, para los cuales de ninguna manera los servicios públicos de ninguna manera están disponibles, no están para ellos ni para los que decidieron comprarse propiedades en la Zona Corporativa, donde cuesta 2mil dolares el metro cuadrado.

BFB

admin ✓

Un aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.(laovejacien@gmail.com)

A %d blogueros les gusta esto: