estás leyendo...
BiCentenrario

FRANCIA CREÍA PODER DAR INDEPENDENCIA

 

EL SUPREMO DICTADOR, EN LA PLUMA DE LA HISTORIADORA URUGUAYA ANA RIBEIRO

La historiadora uruguaya, profunda conocedora de la historia del Paraguay en tiempos de la independencia, habla sobre su obra y la figura del Dr. Francia.

–¿Cómo empezó a estudiar la historia paraguaya en el periodo francista?

–En el año 1998 escribí para el diario “El País”, de Uruguay, “Los tiempos de Artigas”, un trabajo ampliamente ilustrado con iconografía de época, que salió en 6 tomos, junto con el diario. Cuando llegué al último tomo, el dedicado al período final de Artigas en el Paraguay, me encontré con que no tenía con qué ilustrarlo. Viajé al Paraguay en busca de cuadros, mapas y documentos. Fue mi primer contacto con el Archivo de Asunción y con la historia paraguaya: fui a fotografiar la casa de Francia en Yaguarón, fui a Curuguaty, al archivo de la Curia, en fin: luego de eso mi cabeza tuvo un área siempre atenta y dedicada a Paraguay.

–¿Cómo definiría usted al Dr. Francia?

 

–Uno de esos hombres cuyo poder no proviene de las armas (aunque las supo someter a su mandato), sino de una red relacional tejida hábilmente; fue más letrado que varios de los héroes fundacionales. Hizo una protección de su suelo natal muy férrea, basada en el aislamiento preservador. Un hombre austero, que no parecía enamorado del poder por el regodeo por el poder mismo, sino que lo buscaba con la convicción (de iluminado) de ser el único capaz de darle al Paraguay su independencia y su rumbo adecuado como nación nueva.

 

–¿Por qué se tejieron tantas leyendas y mitos en torno a la figura del Dr. Francia?

 

–Porque el aislamiento genera misterio y curiosidad; porque cerró al Paraguay a cal y canto y cuando hubo ingresos o fugas (que los hubo) sus protagonistas fueron gente de buena pluma, que dejaron sentados los pilares de la leyenda: el Dictador –decían, escribían– es culto, es cruel, protege a su pueblo, pero no duda en fusilar bajo el naranjo a la élite más gallarda, etc.

 

Uno de los principales debates en torno al gobierno de Francia es si su política fue aislacionista o fue el resultado de un bloqueo.

 

Hay elementos para afirmar ambas cosas. En el libro rastreo eso, precisamente: las veces que Paraguay fue invitado a participar y no lo hizo por temor a “las provincias de abajo”; las veces que esas provincias y también Brasil le cerraron al Paraguay las puertas y los puertos, para forzarlo a abrirse.

 

–¿Cómo califica usted la política económica del Dr. Francia?

 

–Francia dominó a los comerciantes, casi todos españoles, que eran los dueños del crédito público a falta de sistema bancario. Los recargó con impuestos, los gravó con multas y les hizo costear parte de su aparato armado y las expediciones de defensa del Paraguay. Esa persecución produjo en parte una reagriculturización: gente que busca pasar más desapercibida, abandona sus tiendas para ir a trabajar la tierra. El aislamiento hizo que se redujeran al mínimo las exportaciones, mientras las importaciones reflejaban un reduccionismo propio de sociedad aislada: no había hambre, pero tampoco había consumo suntuario alguno. Las bocas de comercio eran dos: Itapúa y Candelaria, con Brasil y con las provincias argentinas. El Dr. Francia quiso hacer llegar sus productos a Europa y quebrar la dependencia respecto a Entre Ríos como salida a sus productos. Por su parte, el mundo se hizo la idea del Paraguay como una tierra rica y promisoria, en la que harían pingües negocios. Los barcos que rompieron la barrera interpuesta en los ríos por Juan Manuel de Rosas, cuando la Vuelta de Obligado, llegaron a Asunción con esa idea. Se fueron cabizbajos. Una sociedad aislada, espartana, no ofrecía un gran mercado de compra ni de venta.

 

–¿Cómo fue la relación del gobierno francista con la Iglesia?

 

Se atacaba a la Iglesia porque era uno de los soportes del poder político de la corona española; pero no puede atacarse el culto, la fe, los rituales, porque la población los demandaba. Además la Iglesia llevaba el registro de nacimientos, casamientos y defunciones. Francia se jactó de convertir a los sacerdotes en funcionarios a sueldo y a los conventos en cuarteles.

 

–¿Podría aclararnos si Francia tuvo hijos?

 

–Dos hijas, al parecer. Una más abiertamente reconocida que la otra, la “Niña Francia”, Ubalda García; la otra se llamaba María Roque Cañete y su paternidad se dedujo del gesto póstumo del Supremo que la benefició incluyéndola en su herencia. Es un hombre tan misterioso en cuanto a su vida afectiva. Es un área que siempre será misteriosa: la vida privada de un Dictador absoluto.

 

Ana Ribeiro es licenciada en Historia, docente de la Universidad Católica del Uruguay (UCUDAL) y del Centro Latinoamericano de Economía Humana (Claeh). En tres ocasiones ganó el Primer Premio de la Academia Nacional de Letras.

 

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “FRANCIA CREÍA PODER DAR INDEPENDENCIA

  1. Nesesito: Obras del DR. Francia en lo economico Politico Social y cultural!!! 4 de cada uno por favorrrrr… Es urgente…. Envienme a mi hotmail… Este es jacqui_burg@hotmail.com

    Me gusta

    Publicado por Jacqueline | 28 junio, 2013, 2:37 pm
  2. “Bajo el gobierno del Dr. Francia se eliminó la pobreza en el Paraguay”

    Un amplio diálogo sobre mitos, verdades y mentiras acerca de una de las figuras centrales de nuestra historia y en torno a una época fundacional que sigue envuelta en más sombras que luces, un déficit que arrastramos y que nos desafía.
    Por Antonio V. Pecci

    apecci@uhora.com.py

    LUEGO DE UN LARGO TIEMPO DE AUSENCIA, LOS RECIENTES ACTOS CONMEMORATIVOS DEL PRIMERO DE MARZO MOTIVARON LA PRESENCIA EN NUESTRO PAÍS DE TRES EMINENTES HISTORIADORES. León Pomer, argentino; Sergio Guerra Vilaboy, cubano, y nuestro entrevistado Richard Alan White, norteamericano. Los mismos, a más de participar del acto de lanzamiento del libro sobre soberanía energética de Ricardo Canese, realizaron sendas giras por el interior del país para conocer sitios y además brindar charlas en colegios y universidades de Alto Paraná e Itapúa en un programa organizado por el Dr. Domingo Laíno. El Dr. White es autor de una obra célebre: “La primera revolución popular en América, Paraguay (1810-1840)”, cuya edición contiene una reflexión del Dr. Adriano Irala Burgos. El texto es producto de más de cinco años de investigaciones en archivos de nuestro país, Argentina, Brasil y España donde analiza los profundos cambios introducidos por el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia en el país. El Dr. White es Ph. D. de la Universidad de California.

    -Existe una leyenda negra que presenta a Francia como un dictador que se hizo con el poder para aterrorizar a la población en base a una red de espías en el país y además mantuvo aislado al Paraguay. Usted que ha investigado este período, ¿qué opina?

    -Por casualidad hablé de estos tres mitos. En cuanto a las ejecuciones arbitrarias, como expliqué en las charlas, el máximo número de ejecuciones arbitrarias en 27 años, es de 40 personas. Este es el máximo, y yo creo que fue inflado un poco, pero esto fue en un periodo de crisis, igual a un estado de sitio. Yo estoy en contra del castigo capital, pero el pecado que puede cometer un historiador es juzgar a un personaje de dos siglos atrás con la moralidad y el pensamiento modernos. Hay que entender y juzgarlo dentro de su contexto, y dentro del contexto de una revolución profunda, y no solamente política sino social: se cambió el viejo sistema de clases en el cual el gobernador Lázaro de Rivera entre los años 1796 a 1805 ejecutó a 200 personas para el mantenimiento de rutina del sistema imperial de España. Dado este contexto, es más que un mito, es una mentira que Francia caprichosamente ejecutó a sus enemigos.

    -¿Y en cuanto a la red de espías?

    -La red de espías es parte de la leyenda negra creada por sus enemigos, básicamente los criollos burgueses exiliados en Buenos Aires. La polémica en los periódicos de Buenos Aires de aquel entonces contra Francia, y los López después, fue una polémica política, escrita como hoy día los exiliados cubanos en Miami escribirían la historia de Cuba. Ellos son los fundadores de estos mitos. Yo examiné miles de documentos primarios en los archivos y no encontré ningún pago para un espía. Esta red de espías existía, pero era el pueblo denunciando los actos subversivos de la clase alta o lo que quedaba de la clase alta. Johann Rudolph Renger, un suizo que estuvo en el Paraguay dijo, y puedo dar la cita directa, nunca se supo que el dictador hubiera recompensado a un espía o informante.

    -¿Y en cuanto a que decidió mantener aislado al país?

    -Lo que pasó es que con el comercio por el río que existió durante la época colonial, toda la mercadería tenía que pasar por la metrópolis de Buenos Aires, quien impuso impuestos, sacando dinero y ganancias de los productos paraguayos. Pero eran los comerciantes de la élite criolla quienes estaban en el negocio, y fue su comercio por el río el que fue cortado al mínimo. Está en mi libro, lo que pasó fue que al caer la exportación de la élite, ellos perdieron su negocio.

    -¿Hubo de parte de las autoridades de Buenos Aires medidas para bloquear el río?

    -No solamente los porteños; los entrerrianos también. A veces, al principio, la flotilla española bloqueó igualmente el río. Y la flota británica después, que estuvo a favor del comercio libre y hablaba de navegación libre, pero que nunca presionó por la navegación libre por el Paraná, porque la política de Gran Bretaña era tratar con las viejas metrópolis en vez de tratar con las 12 provincias. Ellos siempre estuvieron del lado de los porteños. Pero Francia nunca confundió la libre navegación con el supuesto libre comercio.

    -Pero tuvo necesidad de abrir una válvula de escape.

    -A través de Itapúa para negociar con el Brasil transportando las mercaderías en esas carretas enormes hasta que fue necesario mandar soldados paraguayos a Candelaria para proteger a los comerciantes brasileros que llevaban mercadería paraguaya, básicamente yerba mate, tabaco y maderas duras cruzando las Misiones hasta San Borja y de allí iban hasta el puerto en Río Grande do Sul. Fue un monopolio del Estado que retenía el 25 por ciento del comercio. La mayor parte del intercambio se dio a través de esta ruta en vez de por el río. Pero, cuando fue posible, se siguió teniendo comercio desde Pilar con Buenos Aires.

    -La otra razón que pudo haber provocado ese aislamiento se debe a las luchas de las provincias contra Buenos Aires, pero Francia no se vincula a ellas, ¿porqué?

    -Él mantuvo una política exterior de neutralidad estricta, de no intervención, porque el Paraguay no podía echar 10.000 hombres a morir en estas guerras sin fin, una tras otra. El Paraguay no estaba en condiciones de hacer la diferencia en las guerras civiles. Pero cuando Artigas vino a la frontera, Francia le dio asilo y una pequeña pensión.

    -¿Y en cuanto a lo social?

    -Él bajó los impuestos, rompiendo el latifundismo. El propósito era que la familia trabajara la tierra y tuviera comida; se alquilaron o vendieron al Estado los terrenos de los ricos terratenientes extranjeros y se estableció un sistema de educación pública para que todo el mundo pudiera leer, escribir y contar. Además, un programa de obras públicas para crear caminos, puentes, etc., para que el comercio interno pudiera existir y crecer. De esta manera bajo su gobierno se eliminó la pobreza en el Paraguay.

    UN SECRETO BIEN GUARDADO EN LA ÉPOCA

    “Francia no permitía a los extranjeros pasear por Paraguay libremente porque él guardaba un secreto enorme; ¿Por qué Paraguay no fue invadido en todos esos años? Porque Artigas, Ramírez, todo el resto, tenían miedo del ejército de Paraguay..

    Hablaban de un ejército de 10 a 15 mil soldados veteranos, y con la posibilidad de llamar a otros 20 mil milicianos. Por eso no fue

    invadido el Paraguay. Era el secreto que Francia estaba

    manteniendo. En todos los documentos que leí, nunca encontré el tamaño del ejército. Yo descubrí el tamaño revisando los presupuestos nacionales y contando los comprobantes de pago del

    ejército y resulta que según estos presupuestos y documentos, durante la época de mayor crisis, 1820, el ejército de Paraguay tuvo un poco más de 1.800 hombres en total. Durante la época de paz bajó el tamaño del ejército a 600 soldados, nada más. Mientras, todo el mundo pensaba en un ejército de veteranos de 10 a 15 mil.

    Esto fue un secreto de seguridad debido a que Paraguay tenía enemigos externos e internos.

    El pecado que puede cometer un historiador es juzgar a un personaje de dos siglos atrás con la moralidad y el pensamiento modernos.

    Hay que entender y juzgarlo dentro de su contexto, y dentro del contexto de una revolución profunda, no solamente política sino social.

    RICHARD ALAN WHITE Y SU VISIÓN SOBRE UNA ÉPOCA CLAVE DE NUESTRA HISTORIA

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14 marzo, 2011, 3:33 pm
  3. Lic. Emilia Piris Galeano

    Un famoso prócer paraguayo

    Retrato es la descripción física y moral de personas. Si la descripción es física solamente, recibe el nombre de prosopografía; si es únicamente moral, se denomina etopeya. (Etopeya + prosopografía = retrato).
    El Dr. Francia, el Supremo Dictador, ha llamado la atención del mundo en todas las épocas. De su vida se ocuparon ilustres escritores, como el inglés Thomas Carlyle, por ejemplo, que fue contemporáneo suyo. El retrato que leerás a continuación pertenece al Dr. Justo Pastor Benítez.

    El Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia

    El Dr. Francia era pequeño de estatura, magro, nervioso, la tez amarillenta de los que padecen del hígado, ojos grandes y vivos, frente amplia, severo el rostro. Todo en él habla de hondas y graves preocupaciones. Reservado y melancólico, a pesar de ser metódico y austero, carecía de la normalidad del “buen burgués”.

    Aseado y cuidadoso de su persona, buen conversador, que sostenía el tema hablado siempre en primera persona del singular, su sátira estaba más cerca de la burla que de la ironía. Carecía de matices. La costumbre de mandar consolidó su intolerancia.

    El ascetismo caracterizó la madurez del Dr. Francia. En la juventud mostró inclinación hacia las mujeres y el juego. Gastaba generosamente el dinero ganado en el bufete. Refiérese un amor desafortunado con Clara Zabala, hija del Tte. Coronel José Antonio Zabala y Delgadillo, que desahució sus pretensiones. Después no se le conocieron otros amores ni noviazgos. Nunca quiso enajenar su independencia. Llegado al Gobierno, su vida privada fue de gran recato. Este monje de la política era un tímido en las relaciones amorosas, sin ser un defectuoso.

    Las rarezas de su carácter fueron tomadas como signos de extravagancia y hasta de demencia. Así su admiración por Napoleón fue objeto de burla para Alfredo Demersay*. Corrientemente se afirma que lo imitaba en la forma de vestir, cuando en realidad usaba la indumentaria de la época. El corso no usaba trenza; el Dictador sí la gastaba, y bien peinada.

    Los obstáculos perfeccionaron su espíritu hasta llegar al final de su vida, por ásperos y solitarios caminos, a un grado de concentración y energía extraordinarias. Era un hombre bien dotado espiritualmente. Vivía por anticipado sus proyectos. No era un soñador sino un planeador.

    Era reputado como el hombre más culto de la Provincia. Ejerció varios cargos con severa dedicación. Su carácter era duro, honesto, rectilíneo. En este mundo no tuvo otra debilidad que el poder.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 marzo, 2011, 5:16 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Kóa ivai, he’íje imemby kururúva.22/05/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

como dijo… ✓

@Pocho_py El tema acá es que el PJ es elegido por el Congreso y no es un poder independiente, son elegidos amigos y parientes y a dedo, lastimosamente.
@MarcosMikelj Por favor no a Lugo, ya probó las mieles del poder y todo lo que quiere es volver a sentir el "placer" de gobernar. Sabemos de sus negocios.
@Pykare Sólo la indignación lleva a poco. Para cambiar hay que convertirla en organización política con capacidad electoral y movilización.
@jjfd60 El MOPC y el Ministro Jiménez Gaona adjudican todas las obras a los "amigos", sin importar que esté mal diseñada.
@Vlad_Jara Hace dos o tres días atrás... Y puede ser pio hace dos o tres días adelante?...

A %d blogueros les gusta esto: