estás leyendo...
País

CALIDAD EN LAS UNIVERSIDADES

 

El pasado 15 de octubre expiró el plazo legal durante el cual se suspendía temporalmente la creación de nuevas universidades. Pese a la reiterada insistencia del Ministerio de Educación y de otras entidades en favor de una prórroga de este periodo -hasta que fuera estudiada y aprobada una Ley de Educación Superior-, el Congreso Nacional ignoró estos pedidos. Así las cosas, la Cámara de Senadores aprobó en la sesión del jueves la habilitación de la Universidad Interamericana, una institución que claramente no llena los requerimientos mínimos indispensables para funcionar, a juzgar por las informaciones expuestas en el informe del Consejo de Universidades. De acuerdo con estos datos, el nuevo centro de estudios ofrecerá solamente dos horas cátedra por semana en algunas carreras. Semejante carga horaria es a todas luces insuficiente si se busca una formación académica de calidad y que provea condiciones de competir en el mercado laboral en el medio local o en el extranjero.

Si a este elemento se le suman además las deficiencias estructurales -”universidades de garaje y pizarrón” habían sido calificadas este tipo de institutos- está claro que los egresados ostentarán un nivel de capacidades muy pobre.

La aparición masiva y descontrolada de universidades privadas es una señal de un marcado deterioro de la educación superior en Paraguay. Institutos y universidades de todo tipo han saturado la oferta educativa, pero una gran parte de ellas sin disponer siquiera de las condiciones materiales, técnicas y humanas más básicas. Se trata más bien de florecientes negocios que venden títulos y diplomas a cualquiera que esté en posición de abonar puntualmente las cuotas y aranceles, sin que tenga la menor importancia su rendimiento como estudiante o si alcanza satisfactoriamente los rangos de conocimiento y aptitud que se necesitan para ejercer tal o cual profesión. Bajo el argumento de ampliar las opciones universitarias y de ofrecer más oportunidades se ha conseguido convertir la educación superior en una mercancia de mala calidad.

La actitud de los senadores privilegia el negocio antes que la educación, sembrando sospechas además acerca de los posibles vínculos entre ciertos legisladores y los propietarios de estas instituciones.

Urge que el Parlamento apruebe un nuevo periodo de suspensión para la creación de universidades, mientras se finiquita el tratamiento de la Ley Superior de Educación. La formación de nuestros profesionales es un asunto de extrema seriedad. No es admisible que el Poder Legislativo lo aborde como un tema banal y sin importancia (un senador, al defender la apertura de la nueva universidad, destacó por ejemplo que “tiene estacionamiento”). Si existe alguna palanca que pueda servir al país para alcanzar el anhelado crecimiento económico y el desarrollo social, esa herramienta solo puede ser la educación de calidad. De manera que la excelencia en la preparación de los estudiantes universitarios forma parte de la estrategia que podría conducir al Paraguay a superar los problemas crónicos de pobreza y atraso.

El Estado debe asegurar estándares mínimos de exigencia académica tantos en sus propias instituciones educativas como en los centros privados habilitados por ley, garantizando que quienes estudian en ellos desarrollen efectivamente las capacidades por las que pagan.

http://www.lanacion.com.py/articulo.php?calidad-en-las-universidades&edicion=2&sec=29&art=1064

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “CALIDAD EN LAS UNIVERSIDADES

  1. Escandalosa creación de universidades

    por J. Montero Tirado

    Una vez más, hemos sido sorprendidos por la noticia de una escandalosa e irresponsable decisión de la Honorable Cámara de Senadores. Han aprobado mediante ley la creación de una nueva universidad, la Universidad Interamericana, a pesar de que el dictamen del Consejo de Universidades ha desaconsejado crearla por encontrar en el proyecto graves falencias.

    Para ser fieles a la verdad, tenemos que salvar la honra de algunos legisladores, al menos de las senadoras y senadores que están en contra de este modo de proceder de la Cámara. Sabemos que la senadora Ana María Mendoza de Acha, la senadora Iris Rocío González, el senador Hugo Estigarribia y el senador Silvio Ovelar están en contra de la creación indiscriminada de universidades e institutos superiores y proponen un proyecto de ley para frenar la creación de más universidades e institutos superiores hasta que salga la ley de educación superior.

    No es verdad que los jóvenes necesitan más universidades privadas. Solo el 24% de los escolares que ingresaron al sistema educativo acaban el bachillerato. Y obviamente la mayoría de ellos ni siquiera intentan ingresar en las universidades. Hay instituciones del Estado con mucha capacidad de acoger demanda de estudiantes. La creación arbitraria de universidades privadas genera una competencia desleal a las universidades del Estado y a las privadas e institucionales que trabajan con ética y responsabilidad. La competencia es desleal porque muchas universidades privadas recortan el tiempo de estudio, acortan las carreras, facilitan la aprobación de exámenes y otras pruebas de evaluación y prácticamente venden los títulos a cambio de cuotas. Por efecto de la proliferación de universidades e institutos superiores de estas características, hay instituciones del Estado al borde de la quiebra. En este momento, el Instituto Superior de Educación de Asunción (ISE) tiene 250 profesores y solamente 210 alumnos.

    Es ridículo aducir como argumento a favor de la creación de esta nueva universidad que ella tiene “aparcamiento”. La presentación de este argumento delata la baja calidad de la propuesta. La universidad no es un supermercado. Hay quejas de estudiantes sin eco sobre la baja calidad de no pocas universidades privadas que están estafando a los alumnos que se inscriben en ellas.

    La decisión de crear una universidad privada más, sabiendo que no reúne las condiciones para ser creada, hace grave daño al sistema educativo nacional, especialmente a la educación superior, puesto que nos desacredita en la región y quita poder de competencia a nuestros profesionales, que cargan con la sospecha de haber sido formados en instituciones de muy baja calidad.

    Es muy difícil descubrir en esta decisión de creación de esta nueva universidad la vocación política de servicio al bien común por parte de los senadores que la han creado. Más bien nos hace pensar que otros intereses espurios son los que prevalecen. Como dice la senadora Ana María Mendoza de Acha, según ABC Color, en vez de pensar en la calidad de la universidad se está privilegiando el “negocio”. Pagaremos todos muy caro la imagen de corrupción que con decisiones como esta estamos construyendo aceleradamente.

    Aprobando universidades e institutos superiores sin garantías mínimas de calidad, los señores legisladores están dañando seriamente a la educación superior y consecuentemente al porvenir de nuestros profesionales y del desarrollo del país. Son los profesionales de todas las carreras los productores de bienes y servicios que pueden hacer viable la economía, el desarrollo y el crecimiento.

    El mal paso de la Cámara de Senadores tiene una posible enmienda: el veto del Poder Ejecutivo a la ley que ha creado esta nueva universidad. Es lo que corresponde.

    El costo político de vetar una ley tendrá un beneficio político en el reconocimiento de todos los ciudadanos que deseamos que se salve a la educación superior del daño hecho y se privilegie el bien común por encima de los “negocios” y la explotación de los estudiantes universitarios.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 15 noviembre, 2010, 11:22 am
  2. AL BORDE |
    El saber en serio…

    César González Páez – cesarpaez@uhora.com.py

    Si se observa un poco con detenimiento en los detalles, cuando una persona ha logrado un premio por un hallazgo científico, por plantear una solución matemática, revelar un nuevo eslabón de la especie. Por hallar algo importante en el campo de la ciencia o del saber humano, lo primero que se fija la gente es de dónde proviene, qué formación académica tiene. Obvio escribir aquí que la institución que lo formó o donde encontró las herramientas para perfeccionarse, adquiere cierto prestigio, que suma a sus méritos como universidad y anima a muchos a estudiar allí. Aunque esa casa no haya hecho mucho para su formación, parece ser que los escritores son los únicos indocumentados de las altas casas de estudios, porque tienen que dejar la escuela para comenzar a aprender, como diría en repetidas veces Gabriel García Márquez. Celebramos su ignorancia académica para ocuparse en escribir una novela como Cien años de soledad. Ellos no tienen problemas porque después los llaman para otorgar el consabido ‘doctorado honoris causa’. A partir de allí pueden enseñar en las universidades lo que aprendieron en la cátedra de la vida.

    Pero volvamos a la universidad, tema donde no deberíamos haber salido antes que toquen la campana del recreo: cuando alguien llega a un logro, un hallazgo también puede estar motivado, orgulloso por pertenecer al “equipo” de una prestigiosa universidad. No he nombrado ninguna, para entrar en el meollo del asunto a tratar, las universidades en Paraguay. Obviamente que no hacen funcionar, hace tiempo el termómetro de hallazgos científicos, de informes de estudios científicos a cargo de equipos como los que suelen leerse en revistas científicas y especializadas. Son hallazgos que suelen ser explotados con muchas asiduidad en los periódicos como una gran noticia, así nos enteramos de cosas como que de seguir este proceso de desertificación las hojas de los árboles se cotizarán al mismo valor dólar. Lo que sea. Para simplificar el tema, las universidades están obligadas a sobresalir, ha hacer aporte sustanciales a la sociedad donde se desempeñan, deben basar su prestigio no, por poseer bancos bien lustrados, acceso rápido a internet o una feroz infraestructura. Y el Gobierno debería implementar para habilitar universidades un sistema tan sencillo como se hace en deporte con los equipos de fútbol, si no ganan o pierden el torneo, pasan a descenso y pierden la licencia. Esto obligaría a las casas de altos estudios, a ser eso, de altos estudios, no meros impresores de títulos a otorgarse luego de una ‘sentadera’ de seis años, con el puntual pago de los costos mensuales. De modo que si usted quiere pulsar qué universidad en este país anda por buen camino, no averigüe tanto las facilidades del curso de ingreso, sino los premios, hallazgos de conocimientos cualitativos que ha hecho a la sociedad. Fíjese lo que dice la gente de una universidad, cuándo se diferencia cabalmente de otra, que no es por otro detalle que la excelencia de sus investigaciones y aportes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 15 noviembre, 2010, 11:17 am
  3. El Senado aprobó la creación de una nueva universidad parafabricar ignorantes titulados

    Para dar títulos a analfabetos, el Senado -en un nuevo abuso de poder- aprobó la creación de la Universidad Interamericana. Según el Consejo de Universidades, la misma no reúne los requisitos exigidos para el funcionamiento de una institución de nivel terciario. Aún así, una aplanadora hizo trizas las sólidas argumentaciones de los legisladores que se opusieron a un nuevo avasallamiento de la razón. El presidente de la República, Fernando Lugo, tiene que vetar la ley.

    Para sumarse a la gran cantidad de universidades e institutos superiores que reparten títulos a cambio de dinero, sin preparar a los estudiantes en las carreras que les ofrecen a lo largo y ancho del país, el Senado aprobó la semana pasada el funcionamiento de la Universidad Interamericana.

    En una nueva demostración de irresponsabilidad, senadores colorados y oviedistas contribuyeron al aumento de ignorantes titulados en el país. No se pecaría de irracional si se afirmase que los legisladores de esos partidos “aportan” su cuota para que aumente el número de iletrados como ellos, salvo excepciones.

    Sin considerar para nada que de la calidad de la educación que se imparte en las aulas depende el futuro inmediato del Paraguay, los legisladores volvieron a exhibir ante la opinión pública su absoluta falta de compromiso con los intereses superiores de la nación.

    Estos aprovecharon el vacío que hay entre la finalización de la vigencia de la ley que suspendía, por un año, la creación de nuevas universidades y la eventual aprobación de una medida similar, mediante un proyecto todavía en estudio en el Congreso hasta tanto se tenga una nueva ley de educación superior.

    El Consejo de Universidades -que analiza si las postulantes cumplen los requisitos exigidos en cuanto a lo académico, la infraestructura y la viabilidad económica- dictaminó que la universidad habilitada no supera las pruebas para comenzar a enseñar. Con total irracionalidad, una mayoría de senadores desconoció el informe oficial.

    Cuando aparecen en escena proyectos de ley a los que el Parlamento da luz verde pasando por encima de todo sentido común, solo cabe preguntarse qué intereses oscuros entran en juego para conseguir los votos favorables. Al no adecuarse a las exigencias, es obvio que funcionan argumentos de peso de otra naturaleza.

    El Congreso sigue prostituyendo la educación universitaria al otorgar licencias a instituciones que no califican para acceder al rango de universidad. Manejado desde adentro por legisladores con intereses en el sector, la aprobación de las leyes está rodeada de un manto de sospechas. De las 50 universidades y los 35 institutos, muchos solo sirven para que sus propietarios ganen dinero a costa de la estafa a los estudiantes.

    El presidente Fernando Lugo -que conoce muy bien lo que es una universidad- debe vetar la ley aprobada por el Congreso. Es inadmisible que los legisladores impongan al país lo que no será sino otra fábrica más de profesionales incapaces destinados a fracasar.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15 noviembre, 2010, 11:11 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

✓ÑE’ÊNGA

Kóvango ndaipýi ni naiñakâi mbarakaja purahéicha.22/10/17

✓fotociclo

.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,109,382 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓ impresos

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

A %d blogueros les gusta esto: