estás leyendo...
País

ESTIGARRIBIA: BREVE BIOGRAFÍA DEL GRAN ESTRATEGA DE LA GUERRA DEL CHACO

  • Aristides Ortiz

El Mariscal José Félix Estigarribia falleció un 7 de setiembre, un día como hoy, pero de 1940.  Si estuviera vivo, ¿Cómo hubiera reaccionado ante el poder real que ejercen sobre el Chaco “Paraguayo” los Menonitas, los ganaderos brasileños, la secta Moon y las fundaciones conservacionistas norteamericanas? Para el segundo lustro de la década de 1920, era evidente la penetración de las fuerzas militares bolivianas en el territorio chaqueño. Aquella avanzada era fruto de una decisión política tomada en La Paz, luego de que Bolivia perdiera su costa en el Oceano Pácifico en una guerra con Chile, país agresor. Ante la necesidad de una vía que le diera salida al mar y estimulado por los intereses petroleros de la Shell inglesa, Bolivia se lanzó a la conquista el Chaco paraguayo para llegar al caudaloso Río Paraguay.

Ya en los primeros años de 1920, el entonces capitán José Félix Estigarribia observaba y analizaba militarmente el movimiento boliviano. En la cruenta guerra civil de 1922 protagonizada por las facciones liberales, el capitán ya habia mostrado sus cualidades de estratega militar en defensa del entonces gobierno de  Eusebio Ayala. Aunque sin perder de vista las pretenciones bolivianas, Estigarribia decidió formarse en las academias militares de Chile y Francia, y asi lo hizo. De su experiencia guerrera en el 22 extrajo aprendizajes y construyó teorías. A su vuelta de Francia, Estigarribia era sin duda el único que podía comandar las fuerzas paraguayas en el Chaco.  En 1928 fue designado Jefe de Estado Mayor del Ejército. Pero un año más tarde renunciaba a este cargo, por sus desacuerdos con la débil política exterior del gobierno de entocnes: Es que Estigarribia pensaba, acertadamente, que el Paraguay perdía tiempos preciosos que le podrían costar la amputación de la mitad de su territorio, razón por la cual habia que acelerar política, militar, sicológica y económicamente los preparativos para una guerra inevitable.

Y los meses siguientes le dieron la razón. En 1932 empezaba formalmente una guerra que de hecho habia empezado ya hacia cuatro años. Estigarrbia ocupó la función que naturalmente le correspondía.

Como comandante en jefe del ejército y conductor de las operaciones militares, fue sencillamente brillante. Su estrategia y sus tácticas atrajeron el interés de las academias castrenses de todo el mundo, donde aún hoy se las estudia. Logró detener el avance boliviano hacia el Río Paraguay y destruyó potentes divisiones enemigas utilizando flexiblemente el combate de posición y las técnicas de la guerra de guerrillas.

Fue unos de los primeros comandantes militares en aplicar en el campo de batalla las maniobras envolventes. Recurso que desplegó con maestría en la batalla de Boquerón,  la victoria que marcó el curso de la guerra a favor del Paraguay.

Estigarrbia actuó con inteligencia y sentido de nacionalidad en defensa de la geografía chaqueña como los miles de combatientes paraguayos que cayeron en aquella guerra. Hoy, a 70 años de su fallecimiento, ocurrido un 7 de setiembre, qué hubiera dicho el Gran Marsical si viera cómo la geografia del Chaco fue abandonada por el Estado Paraguayo a manos de poderes fácticos que hoy oucpan ésta región. ¿Cómo hubiera reaccionado Estigarribia ante el poder real que ejercen sobre el Chaco “Paraguayo” los Menonitas, los ganaderos brasileños, la secta Moon y las fundaciones conservacionistas norteamericanas?

http://ea.com.py/estigarribia-breve-biografia-del-gran-estratega-de-la-guerra-del-chaco/#more-1723

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “ESTIGARRIBIA: BREVE BIOGRAFÍA DEL GRAN ESTRATEGA DE LA GUERRA DEL CHACO

  1. Las memorias de Estigarribia

    “No me he propuesto escribir una historia propiamente dicha de la Guerra del Chaco. Solo he buscado reunir en un todo orgánico mis recuerdos personales de la campaña”.

    Estas palabras de José Félix Estigarribia son fundamentales para comprender sus memorias, que acaba de publicar Intercontinental con el título de La epopeya del Chaco. Repitiendo lo ya sabido, diré que, para comprender la historia, debemos saber no solo qué hicieron sus actores, sino qué querían y qué podían hacer.

    En este sentido, esta reedición es útil porque ofrece, además de las memorias originales, las conferencias dadas por Estigarribia en Montevideo para explicar su estrategia en el Chaco, la correspondencia entre él y Eusebio Ayala durante la contienda y un inteligente prólogo de Ricardo Scavone Yegros.

    La lectura del libro me dejó una impresión: no se trata de un libro belicista. Esto sin negar que, por momentos y escribiendo en 1937 y 1938, el hombre Estigarribia (cada cual es hijo de su tiempo) no se dejara llevar por un cierto fervor marcial que ya no podemos compartir.

    Ha habido demasiada propaganda militarista durante las dictaduras paraguayas, con el propósito de manipular y dividir. Incluso después de caído Stroessner, se publicó la ridícula afirmación de que Evo Morales pretendía invadir el Chaco. El culto fascista de la guerra nos impidió la cabal comprensión de la Guerra del Chaco, una tragedia para los países beligerantes, que nos presentaron como un brillante paseo militar.

    Las cartas intercambiadas entre el presidente Ayala y el comandante Estigarribia no nos dicen eso. El presidente busca, durante todo el conflicto, una solución diplomática.

    El comandante, en ningún momento triunfalista, expresa su preocupación por los aspectos poco gloriosos de la guerra: el paludismo, la falta de quinina, la sed y el hambre y, para enfrentarlos, pide más recursos materiales. El presidente no le promete más de lo que puede darle a causa del estado de las finanzas públicas, aunque limitadas suficientes para solventar los gastos bélicos con recursos locales y sin endeudamiento externo.

    Lo anterior me permite decir que hubo entonces un manejo adecuado de los recursos (financieros, militares, humanos) disponibles; una adecuación de los medios con los fines, que para Max Weber es el distintivo de la racionalidad. El mismo Max Weber habla de las consecuencias no queridas de las acciones humanas; en este caso, la movilización bélica que convirtió al ejército en el patrón político del país en la posguerra.

    No quiero concluir con que “todo tiempo pasado fue mejor”, pero no puedo dejar de hacer comparaciones. Con los inevitables defectos humanos, la dirigencia de aquel tiempo tenía proyectos de largo plazo y un sentido de compromiso con los destinos del país.

    Hoy, dependiendo de la bonificación cambia de idea, día tras día, cada hombre, cada mujer pública del Senado (dentro de la consigna de usar y abusar del Paraguay, que es todo un programa de gobierno y no un exabrupto soltado bajo la influencia de Johnny Walker). Los susodichos y susodichas no quieren que el del viernes pasado sea su último golpe parlamentario; de la ciudadanía depende que lo sea.

    Guido Rodríguez Alcalá

    http://www.ultimahora.com/las-memorias-estigarribia-n1075097.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 abril, 2017, 11:36 am
  2. A 90 años del exilio del Mariscal Estigarribia en Uruguay

    A lo largo de toda su vida independiente Uruguay y Paraguay han dado numerosas muestras de acercamiento y genuino afecto, no obstante el trágico desenlace de la Guerra Grande. Entre esos gestos de hermandad que han jalonado la historia de orientales y paraguayos se destaca el exilio del Mariscal Estigarribia en el Uruguay, hace 90 años.
    Eran tiempos muy particulares para el Paraguay, la región y el mundo. El año 1936 se iniciaba con la Revolución Febrerista que pondría a Rafael Franco en la presidencia, determinaba el encarcelamiento de Estigarribia y el posterior exilio en Argentina y fundamentalmente en Uruguay. El militarismo se instalaba en el Paraguay (y se proyectaría por varias décadas) mientras que la comunidad internacional transitaba decididamente a una nueva Guerra Mundial.

    Es en este contexto que se inicia el exilio de Estigarribia que encuentra en Uruguay un país que lo recibía de brazos abiertos. El Gobierno del entonces Presidente interino uruguayo Gabriel Terra explicitaba su deseo amistoso en los siguientes términos: “Hay que hacer gestiones para que venga y decirle que se le dará tratamiento no de un desterrado, sino el que merece por lo que es, la primer Espada del Continente”.

    Uruguay estaba pues, determinado a recibir en su territorio al héroe de la Guerra del Chaco, quizás como una forma de contribuir a saldar en su persona la deuda inextinguible que los orientales tenemos con ese Paraguay de brazos abiertos a Artigas o bien simplemente por experimentar la vergüenza de que esa “primera Espada del Continente” que había conducido a su país a la defensa del Chaco, no encontrara en América un refugio digno de su jerarquía.

    El 23 de diciembre de 1936 el Poder Ejecutivo uruguayo le concedía una partida equivalente a un sueldo de General y una casa en Montevideo en la que vivió la mayor parte de su exilio, austeramente y con su familia.

    Asimismo, el presidente Terra lo honraba con una cátedra en la Escuela Superior de Guerra del Uruguay. Allí volcaría su vasta experiencia en el Ejército Nacional paraguayo, lo que dejó su formación en la École Supérieure de Guerre de Paris, su participación en la campaña militar en Marruecos al mando del Mariscal Louis Lyautey y, fundamentalmente, la estrategia militar desplegada en la Guerra del Chaco. Ilustró a oficiales uruguayos con su concepción estratégica sobre la guerra de movimiento, la importancia de una adecuada logística (especialmente la que aseguraba el agua), la concentración sorpresiva de fuerzas, el pasaje de la defensiva a la ofensiva y un profundo y cabal conocimiento del enemigo y el terreno de operaciones (esencial en un inhóspito territorio como el Chaco paraguayo).

    Y fue también en Uruguay donde pronunciaría su célebre discurso en 1936, presentándose –ante todo– como un hombre de paz. “No niego que soy hombre de paz, porque mi profesión me habilita a conocer mejor los horrores de la guerra…”. Y continuaba “No os extrañéis, pues, de que el paraguayo que tuvo el honor de estar en la cabeza del Ejército de su patria en la última de esas dos contiendas os hable de la paz como el ideal más alto al que debemos todos aspirar…”.

    Su formación francesa y su rechazo a las doctrinas autoritarias que venían gestándose en una Europa que padecía las duras condiciones de paz impuestas en el Tratado de Versalles y la Gran Depresión, adelantaban inequívocamente su postura firme de defensa de los valores occidentales. Decía el héroe del Chaco: “América se hizo libre en la aurora de la democracia liberal, y gracias a ella y en ella tiene su hábitat político social y la garantía de su porvenir. Si suprimimos de nuestra América el imperio de la libertad con la implantación de cualquiera de las tendencias extremas en pugna en nuestros días, habremos suprimido la mejor coraza de respeto que la tuvo”.

    Hace 90 años Uruguay quiso reconocer en vida a esta personalidad política, estadista, estratega y uno de los hombres imprescindibles para entender la soberanía del Paraguay. Ya de regreso en Asunción en 1938 Estigarribia en una carta a su amigo Eduardo Víctor Haedo (Presidente del Consejo Nacional de Gobierno de Uruguay 1961 – 1962) se despedía enfatizando “el honor de mi doble nacionalidad: paraguayo de nacimiento y uruguayo de corazón”.

    Por Lic. Federico Perazza (*)

    Embajador del Uruguay en el Paraguay

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 noviembre, 2016, 11:14 am
  3. me gustaria comunicarme con el ing. agr. osvaldo julio niello. mi nombre es marta beatriz belli

    Me gusta

    Publicado por marta belli | 7 enero, 2014, 11:50 pm
  4. COMO INGENIERO AGRONOMO Y AMANTE DEL PARAGUAY ME SIENTO HONRADO QUE UN COLEGA COMO DON FELIX ESTIGARRIBIA HAYA SIDO RECONOCIDO POR SU LEALTA Y DEDICACIÓN AL PUEBLO GUARANI.
    ARRIBA MARISCAL QUE EL PARAGUAY NUNCA MÁS ESTARA SOLO.
    ING. AGR. OSVALDO NIELLO- HISTORIADOR.

    Me gusta

    Publicado por OSWALDO JULHO NIELLO | 8 junio, 2013, 12:21 am
  5. guau!!!!! que información gracias porque me ayudo mucho en mis tareas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 septiembre, 2012, 2:08 pm
  6. Polkita del combatiente

    A la salud de los paraguayos
    muchachos fuertes como el Jaguar
    por los desiertos de vuestro Chaco
    siguieron todos al Mariscal

    Los pata pila lindos soldados
    reserva heróica de la nación
    hacia la muerte fueron cantando
    la flor y nata del batallón

    Y en el descanso de los guerreros
    guitarra en mano arpa y violín
    que recordaban bellas canciones
    dulces recuerdos en guaraní

    Estigarribia Jefe probado
    Franco la furia del vendabal
    con ellos todos, juntos pelearon
    por gloria eterna del Paraguay.-

    Me gusta

    Publicado por Pablo Etchevehere | 2 febrero, 2011, 10:14 pm
  7. BUENAS, ME GUSTARIA SABER SI ALGUIEN TIENE DATOS ACERCA DEL HERMANO O HERMANOS DEL MARISCAL, EN TODAS LAS BIOGRAFIAS SOLO SE MENCIONAN A LOS PADRES, DON MATEO Y SU SEÑORA, Y COMO VES EXCEPCIONAL A UN HERMANO DEL QUE NO HACEN REFERENCIA MAYOR Y QUE FALLECIO EN PASO BARRETO, LUGAR DONDE EL MARISCAL LO LLEVO A EL Y A SU MADRE PARA Q VIVAN SUS ULTIMOS DIAS..

    GRACIAS POR LA INFORMACION DESDE YA…

    Me gusta

    Publicado por jimmy tellez figueroa | 13 diciembre, 2010, 6:46 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

Archivos

estadistas ✓

  • 1,037,900 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: