estás leyendo...
País

SEXO EN LA VÍA PÚBLICA

SEXO EN LA VÍA PÚBLICA

3087

Dos jóvenes estudiantes fueron filmados teniendo relaciones sexuales en plena calleEl material se difundió rápidamente por las redes sociales, generando todo tipo de comentarios. El hecho invita a reflexionar sobre algunos puntos. Por un lado, es cuestionable la irresponsabilidad de quien grabó y difundió el material. ¿Qué gana una persona con hacer público un video de este tipo? ¿Acaso tenía idea del daño y dolor que ocasionaría a estos jóvenes y sus familias?

Por otro, queda en evidencia que la morbosidad -interés malsano por personas o cosas, según la RAE- es un fenómeno cada vez más difundido en nuestra sociedad, y hasta utilizado como factor de consumo masivo.

Y aquí cabe reconocer lo dañinas que pueden resultar las redes sociales, pues son herramientas en donde prácticamente todo está permitido decir, exponer y “mostrar”, por lo menos hasta que algún juez dicte lo contrario, y algo de la privacidad y el buen nombre pueda quedar salvaguardado, y solo hasta un cierto punto, pues lo publicado, publicado queda.

Hay que ser claros y decir que aquí el problema no es que estos chicos hayan tenido relaciones en la calle, pues podrían haberlo hecho detrás de un muro o en un motel. El punto de fondo es que este acto revela, entre otros aspectos, la falta de respeto y autoestima que viven muchos jóvenes en el campo afectivo, y la ausencia del uso de la razón y de la formación del carácter cuando de atracción sexual se trata.

El hecho saca a luz uno de los problemas más graves y profundos de nuestro tiempo: la necesidad que tienen los jóvenes de un mayor acompañamiento de sus padres; la urgencia de una educación de la afectividad -principalmente desde la familia-, que permita a los adolescentes mirarse con más dignidad y respeto, de valorarse hasta el punto de saber canalizar humanamente sus instintos; una que responda a sus necesidades afectivas, al uso de la inteligencia y la voluntad.

Y en este caso concreto también urge buscar todos los mecanismos posibles para proteger a estos estudiantes, quienes en estos momentos están en boca de compañeros, vecinos y familiares; juzgados de manera irresponsable y hasta hipócrita. ¿Cómo juzgar a adolescentes que viven presionados y “acorralados” diariamente por tantos mensajes publicitarios, de filmes y programas de entretenimiento cargados de sensualidad, en donde la mujer es simplemente objeto y el sexo mercancía desechable?

El sexo no es ningún tabú prohibido que hay que ignorar o perseguir. Pero hay que educar a las personas para que su manifestación sexual sea humana, dentro de un marco de respeto y madurez. Y en este tema, los padres son y serán siempre los principales responsables.

Por Gustavo A. Olmedo B.

27 setiembre 2012

http://www.ultimahora.com/notas/564264-Sexo-en-la-via-publica

About these ads

Acerca de jotaefeb

Un jubilado, buscando el "Yvy Mará Neỹ " ( lo que se podría traducir como “la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá... guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas...

Comentarios

5 comentarios en “SEXO EN LA VÍA PÚBLICA

  1. El riesgo de hacer más daño del que se quiere evitar

    En estos días se hizo pública la intención del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de implementar y aplicar en los servicios de salud -dependientes o no de la institución-, un Manual Clínico y una Libreta de Salud de la Adolescencia, los cuales van dirigidos a la población de entre 10 y 19 años.

    Tengo un hijo que está a punto de cumplir 10 años y lo primero que me sorprende es saber que dentro de unos meses ya va a ser considerado un adolescente, según este material. Por lo que me explicaron, la etapa de la pubertad, que corresponde a los cambios físicos, en la actualidad se adelantan y ocurren hoy desde los 10 a 11 años por la sobreestimulación erótica del ambiente social.

    De todos modos, hay que precisar que, según la Ley 2169/03 que establece la mayoría de edad en nuestro país, la adolescencia transcurre recién desde los 14 hasta los 17 años de edad.

    Si bien el manual y la libreta contienen varios consejos útiles dirigidos a los adolescentes como: prevención de acné, de accidentes y nutrición, también y en gran medida, contemplan una extensa propuesta de “salud sexual y reproductiva” que violenta aspectos psíquicos, legales y morales relacionados a la etapa de la adolescencia, incluso raya la negligencia médica al recomendar -sin informar de forma completa- acciones que marcarán el futuro de los adolescentes, como la práctica de la vasectomía en el caso de los varones y de la ligadura de trompas en las mujeres como “métodos modernos” de anticoncepción.

    El punto cuestionable es que, una vez más, el Estado pretende ocupar un lugar que no le corresponde, pues son los padres los primeros responsables de la educación de sus hijos. Lo grave en este caso es que se termina reduciendo la educación sexual a la mera transmisión de información, cuando que el proceso educativo, para que sea tal, requiere de una mirada humana que no sea tergiversada con visiones ideológicas de los “derechos sexuales y reproductivos” o como en este caso, una instrucción casi abierta para que en un sistema de confidencialidad los agentes de salud promuevan y ayuden a practicar abortos a los adolescentes. Si esto prospera, temo que con el tiempo, el daño será mucho mayor del que se quiere evitar.

    Por Cristian Cantero

    http://www.ultimahora.com/notas/582376-El-riesgo-de-hacer-mas-dano-del-que-se-quiere-evitar

    Publicado por Anónimo | 05/12/2012, 11:56 AM
  2. De farra en farra

    En nuestro país, “farra” es una palabra adorada, fiestas por doquier, todo el tiempo para cada sector social. El que no puede ir a una discoteca o pub de lujo se contenta con el club del barrio, la casa del vecino o una esquina del vecindario. El tema es festejar lo que sea, aunque la mayoría de las veces no haya nada que festejar.

    Una vez escuché que alguien decía por radio que estaba cansada de los paraguayos aburridos, y que le gustaría que la gente saliera del trabajo y se fuese a divertir todas las noches. No es raro de parte de una persona a la que ponen en el micrófono justamente empresas que difunden el gasto más allá del presupuesto. Las ganancias económicas de los negocios bailables y expendedoras de alcohol, cigarrillos, las tiendas de ropa son el negocio en boga para una sociedad extenuada por las exigencias de vida. Los spa son otra modalidad que propone “estar como en casa”, el interrogante es por qué, si cada vez se invierte más en la casa para que quede linda y confortable, alguien tiene que ir a un spa para descansar. Las promociones para “pasarla genial” ofrecen de todo; también en radio, dos hombres comentaban (publicitaban) a viva voz que la onda era ir a los moteles a ver el partido de fútbol, que estos sitios estaban totalmente equipados y, mediante alguna mentirita, había que dejar a la esposa e ir a “matar dos pájaros de un tiro”.

    En Brasil se dice que a la mujer se la tiene dopada con telenovelas, al hombre con el fútbol, y a los dos con el carnaval. Valioso dicho que actualiza aquella siempre renovada estrategia imperial de darle “al pueblo, pan y circo” para distraerlo de la realidad, aunque hoy el pan escasee y el circo haya bajado brutalmente de calidad. El mundo del entretenimiento goza de monumental inversión a nivel mundial, preguntémonos las razones de tanta generosidad.

    Hablar sobre la farra puede darnos datos de cómo estamos encaminando nuestra cultura, nuestro futuro como sociedad, el perfil del próximo ciudadano.

    Extraño sería que los libros tuvieran el éxito de una tienda de zapatos para mujer. Un post de Facebook comentaba sobre una elegante galería a inaugurarse, yo pregunté si, además de ropa, habría una biblioteca o librería. Y la respuesta fue borrar mi comentario, adivino, por considerarlo fuera de lugar.

    No sabría decir desde cuándo nuestro país adoptó este carácter farrístico, desarrollando con tanta rapidez negocios adherentes. Una señora me decía que la costumbre de los vestidos de fiesta, que aparecen cada año en los debut y demás celebraciones fastuosas, venía de la época de Madame Lynch, que fue ella quien introdujo esta pasión por los bailes, brillos y acontecimientos sociales. Luego la idea se fue expandiendo a diferentes ámbitos sociales. Pero, yendo más allá de la Lynch, posiblemente vivimos una degeneración de las fiestas grandes de los poblados, aquellas que reunían a la gente en eventos familiares, religiosos y también paganos.

    La desesperación por salir de farra es lo que debemos medir. La mala farra es a la que se acude sin ganas, por presión o por inercia, es la que a muchos jóvenes –y no tan jóvenes– los hace salir del hogar y girar por la ciudad aumentando el caos vehicular, la contaminación ambiental y las posibilidades de horribles accidentes y muertes.

    Quedarse en casa con un buen libro, apagar la televisión, tal vez considerar una excelente película, escuchar música, disfrutar de comida sana y liviana, convocar amigos o familia si se puede, o si no igualmente valioso es estar solo, ¿quién duda de pasarla muy bien? Una fiesta, incluso, puede ocurrir en el más bello silencio.

    Llega el calor. Controlemos los ruidos excesivos y apacigüemos los exaltados ánimos fiesteros para no irrespetar a otras personas. No olvidemos que aunque la noche haya sido ligada inexorablemente a la farra, en realidad fue hecha para descansar del trabajo diario, en cuerpo, mente y espíritu.

    Por Lourdes Peralta, ABC Color.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/de-farra-en-farra-458188.html

    Publicado por jotaefeb | 04/10/2012, 6:40 AM
  3. Comprar el amor hecho

    Por Gustavo Laterza Rivarola, ABC Color.

    No es novedoso que parejas de jóvenes se filmen en momentos de intimidad sexual. Desde que se inventó la filmadora portable, hace ya medio siglo, muchísimos desearon correr la emocionante aventura de verse a sí mismos en trances que, hasta entonces, solo era posible mediante el ruin recurso del espejo.

    Con la asombrosa popularización de las cámaras digitales (pronto se podrá fotografiar hasta con el peine), hoy por hoy y sin costo alguno, quienquiera registra imágenes de lo que se le antoje. Se sabe de alguien que se filma a sí mismo sentado en el WC. Está intrigado por conocer las expresiones que se suceden en su rostro, según avanza en la faena.

    No obstante, es preciso descartar que la filmación y divulgación de imágenes de una pareja de jóvenes en trance sexual, haya sido hechura deliberada de sus protagonistas, en concierto con el filmador.

    En este caso la protagonista de la filmación actuó con el uniforme de su colegio, elemento que se constituyó en tremenda evidencia criminal. Sus autoridades académicas se vieron insuflados de santa indignación y, tras juicio sumarísimo, condenaron a la joven a lo que en ese ámbito equivaldría a la pena capital: cero en conducta, expulsión y descrédito público. “Lo peor –mascullan– es que el uniforme de la institución fue manchado”.

    Es descomunal suponer que un par de adolescentes trenzados en un simple episodio sexual, aun en la vía pública y con insignias distintivas, tengan el poder de tiznar símbolos, emblemas, el prestigio o el buen nombre institucional. La mojigatería puede llegar a ser muy ciega y la hipocresía muy injusta. Como injusto es que, por una misma falta, la sanción a la chica sea mucho más onerosa que la del joven.

    Los adultos que se erigen en pontífices y administradores de la moralina provinciana no deberían olvidar su propia adolescencia, cuando tantas veces, bajo la insostenible presión de la naturaleza, tampoco les alcanzaba el tiempo o los recursos como para hallar un refugio discreto para sus amores, al abrigo de miradas e interferencias. Demasiado pronto olvidan que ciertas urgencias son mucho más urgentes a los 16 que a los 46.

    A los 16, los matorrales de un baldío, un árbol sombrío, una calle desierta, el rellano de una escalera, el zaguán, un ascensor, un placar, en fin, cualquier escondrijo, se convierten en fugaces pero oportunísimos amparos. Una pareja de novios lo hacía en la sala, ella cantando, él tocando la guitarra, para eludir el radar materno. Es que, desde luego, la música y el amor nunca anduvieron separados.

    A los 46, por poner, ni los apremios son tan intensos ni el cuerpo es ya tan ejecutivo; el ritmo vital está ralentizado y plantea sus exigencias de progresión paulatina, confort y método. A los 46, ningún deseo queda en la fábrica de Eros cuya satisfacción no pueda posponerse. A los 16 esto es impensable. A esta edad, la vida comienza al amanecer y acaba en la misma jornada. El mañana no existe; y si existe, será otra cosa y nadie sabe qué.

    El episodio de la pareja filmada, además de regla para medir la hipocresía moral remanente en nuestra mentalidad, sirve también para estudiar cómo se refieren al acto sexual humano los comunicadores y periodistas actuales. Se evidenció que muchos de ellos incorporaron a su repertorio esa horrorosa expresión to have sex, que a través de las traducciones de series y películas angloparlantes penetra en nuestra habla desalojando a la tradicional delicada locución francesa faire l’amour. “Tener sexo”, que suena como una variedad de “tener gripe” o “tener diarrea”, parece ser otra bazofia que gana adeptos merced a la globalización.

    Si bien “hacer el amor” también tiene sus detractores, algunos porque juzgan que “eso” no es amor; otros, porque lo juzgan cursi. Una clienta impertinente le espetó a un celebrado pintor francés: “¿Es que ustedes los artistas nunca hacen el amor?”. A lo que el interpelado respondió: “No señora, no necesitamos hacerlo. Lo compramos hecho”. Las autoridades del colegio que se siente injuriado por una aventura de adolescentes deben ser personas de ese tipo, de las que compran el amor hecho.

    Publicado por jotaefeb | 30/09/2012, 7:57 AM
  4. Noticias educativas

    Esta semana leímos varias noticias que tienen que ver con la educación: el tema de la filmación y publicación del acto sexual de adolescentes; la huelga de docentes que reclaman compensaciones muy justas para su actividad laboral como los beneficios por maternidad o la bonificación familiar, pero afectando a cientos de miles, y se habla de hasta el millón, de estudiantes con su medida de fuerza. Agrego a esto la casi inadvertida noticia lanzada por una representante del MEC sobre que 4 de cada 10 jóvenes no cursan la secundaria en Paraguay.

    Casi todos los comentarios al respecto apuntan a la responsabilidad del Estado y esto es innegable, pero queda ese deseo de profundizar más aún sobre esta realidad. Comparto la visión de que el rol del Estado debe ser subsidiario, ni más ni menos que eso: somos nosotros como sociedad los que no estamos generando todas las propuestas para que la educación mejore. El Estado debe estar allí para apoyar nuestras iniciativas y debe hacerlo con miras al bien común, cosa que tampoco se ve. Y no se trata de generar más estadísticas que las hay un montón encajonadas por allí, solo dar una vueltita por una “universidad” (así, entre comillas) o solo conversar con algunos chicos sobre sus tareas escolares y ya está.

    El problema es agudo. Creo que se resume en una sola cosa, y que me perdonen por el simplismo quizás: es falta de seriedad con uno mismo, con sus propósitos existenciales, con su verdad. Si el maestro no enseña bien, si el alumno no estudia, si la casa de estudios no brinda una propuesta realista, si el Gobierno del Estado es deficiente, valgan las excepciones, es porque falta seriedad.

    Y aquí no apuntemos los dedos o el discurso a “los jóvenes” ni siquiera al presupuesto. Atrevámonos a partir de nuestra propia persona. Nos sorprenderá encontrarnos tan pobres de iniciativas educativas serias. Hay una receta clave en educación: partir de la persona. Si la educación sexual (que parte de la casa, no de la escuela, gente) incluyera todos los aspectos de la persona, menos chicos tendrían sexo en la esquina. Si los medios pensaran más en las personas que ven porquería en la televisión o la escuchan por horas en la radio, muchas cosas cambiarían. Les aseguro. Persona, persona. El docente como persona, el hijo como persona, los padres como personas, el auditorio compuesto de personas… Y lo más grande que tenemos las personas, además de la razón, es la posibilidad de hacer el bien hasta el punto de sacrificarnos por ello. ¿De dónde se parte para ir hacia este ideal? No es de ley, sino de la seriedad con uno mismo. No es noticia nueva, pero valdría la pena replanteárnoslo.

    Publicado por jotaefeb | 28/09/2012, 6:10 AM
  5. Me sumo a la posición asumida y comparto plenamente que la irresponsabilidad y morbosidad de nuestra sociedad consume de tal modo a nuestros jóvenes que vemos los resultados en hechos como el ocurrido. Nuestra prensa tampoco escapa de estos dos aspectos porque lo difundió de manera masiva, sin compasión alguna… total eso es lo que más vende ¿no? Irresponsabilidad y morbosidad para todos los gustos, penoso pero cierto.
    Me siento indignada, triste y sobre todo decepcionada porque los que publican son los que acusan…. si hubieran pensado antes, quizás el daño sería menor…

    Publicado por Silvia | 27/09/2012, 3:35 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Desde Asunción/Paraguay: jotaefeb, buscando el “Yvy Mará Neỹ ” (“la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá… guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas…
laovejacien@gmail.com

estadísticas

  • 610,405 hits

mejores calificados

archivos

Actualizaciones de Twitter

  • “La tercera edad no es mala si viviste la primera y la segunda”— FACUNDO CABRAL 20 hours ago
Follow PARAGUAY OIKÓVA on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores

septiembre 2012
D L M X J V S
« ago   oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: