estás leyendo...
País

Código de Ética

El Poder Ejecutivo viene impulsando un Código de Ética que, según las declaraciones de López Perito, secretario de la Presidencia, servirá de “marco normativo de la función pública” y que contiene además algunos aspectos que merecen un análisis detallado. Aunque no puede dejar de saludarse una iniciativa que busca introducir una visión moral y de principios en la labor cotidiana del funcionariado, lo cierto es que gran parte del Código referido es redundante. Muchas de las prácticas y hábitos nocivos que el mencionado documento busca extirpar de las oficinas públicas están taxativamente prohibidos por la legislación vigente, que impone además sanciones y penas muy concretas a los infractores. La doble remuneración de los funcionarios estatales, por ejemplo,  está prohibida con claridad meridiana por las leyes, que puntualizan también las excepciones.

Hace poco saltó el caso del entonces canciller nacional, Héctor Lacognata -afín políticamente a López Perito y Lilian Soto, dicho sea de paso-, quien cobraba en forma simultánea el sueldo de ministro y la jugosa remuneración como consejero de Itaipú Binacional. Si el Poder Ejecutivo, que exhibe ahora tanto celo ético, quiere demostrar coherencia debería entonces emprender las acciones legales necesarias para que este funcionario devuelva el dinero público que cobró indebidamente. Sin embargo, lo que hace en realidad es esforzarse porque aquel perjuicio a las arcas del Estado caiga lo más rápidamente posible en el olvido.

Las leyes en vigencia también reprimen el tráfico de influencias y el nepotismo, vicios a cuya condena viene a sumarse ruidosamente el Código de Ética propugnado por el Ejecutivo. Más allá de esto, si el documento en cuestión es finalmente aprobado y puesto en vigor mediante un decreto, tal como se anuncia, el primer caso que debiera ser estudiado es el del mismo presidente de la República. En efecto, son varios los parientes directos del mandatario incorporados a la función pública después del 15 de agosto del 2008, fecha de inicio de la gestión de Lugo. Algunos de ellos trabajan en las binacionales, donde los cargos son particularmente ambicionados por los altos salarios, las prestaciones sociales y beneficios diversos.

Se trata solo de algunos ejemplos que muestran que varias de las principales figuras del Gobierno no han tenido precisamente una conducta ética intachable. A la luz de estos antecedentes es natural que surjan dudas acerca de las auténticas intenciones que existen detrás de este Código de Ética. Así las cosas resalta aún más una disposición incluida en la propuesta del Gobierno y que fue destacada por los medios de prensa. El Código de Ética establece limitaciones a los funcionarios para la divulgación de información “reservada o secreta”. Se trata de una de esas normas ambiguas que pueden prestarse a múltiples interpretaciones, que generan suspicacias y que en un país como el nuestro, tan afectado por la corrupción, puede transformarse en un peligroso instrumento para el ocultamiento de irregularidades, delitos o negociados.

Si el Gobierno tiene una voluntad verdadera de encarar una renovación ética en el sector público debería ante todo aplicar las leyes existentes en toda su extensión y rigor, sin privilegios para nadie. De lo contrario, el ardor moral que declama al presentar esta propuesta se convertirá tan solo en otro discurso hueco.

http://www.lanacion.com.py/articulo.php?codigo-de-tica&edicion=2&sec=29&art=21888

About these ads

Acerca de jotaefeb

Un jubilado, buscando el "Yvy Mará Neỹ " ( lo que se podría traducir como “la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá... guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas...

Comentarios

9 comentarios en “Código de Ética

  1. No hay república sin ética

    Escribo sobre república democrática, porque el pasado y el presente nos demuestran que existen repúblicas autoritarias y despóticas, como la república bolivariana de Venezuela, donde usando instituciones de la democracia se la destruye con formas dictatoriales de gobierno, como poner en manos del presidente del ejecutivo todos los poderes del Estado y usarlos con abusos de poder, hasta para reprimir las manifestaciones del pueblo, castigándolo cruelmente con privaciones de libertad y asesinatos.

    Desde Platón, confirmado por Aristóteles, consolidado por los padres de la república romana y sostenido por los grandes pensadores de la filosofía política durante siglos, en los fundamentos de la república está la ética.

    En la República del Paraguay, como sabemos por la Constitución Nacional, hemos adoptado para el gobierno la democracia representativa, participativa y pluralista, fundada en el reconocimiento de la dignidad humana.

    Pensar que podemos convivir en democracia representativa, participativa y pluralista, sin la vigencia de una ética real, es ciencia ficción. Las exigencias de la democracia con representación, participación y pluralismo requieren comportamientos éticos de los ciudadanos que posibiliten y conduzcan a ese modo de gobernar y ser gobernados.

    Si en los poderes del Estado, administrados por los gobernantes de turno, no existen esos comportamientos éticos, la democracia no existe o existe enferma, con virus infiltrados que amenazan la salud, la estabilidad y la vida de la República.

    Las autoridades y funcionarios corruptos tienen que comprender que su corrupción no es solo asunto personal, es asunto de Estado, porque su delito además de afectarles a ellos y a una parte del gobierno, afecta a las instituciones y estructuras que sostienen la República. El poderoso imperio romano se fue desmoronando a medida que sus autoridades y funcionarios se corrompieron y aniquilaron los pilares del imperio.

    Cuando el principio de un gobierno republicano deja de ser el respeto a la dignidad, a los derechos y voluntad de las personas que forman el pueblo y se desplaza hacia el poder sin límites, la república deja de serlo. Así le sucedió a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, así está sucediendo en Cuba y así se está destruyendo Venezuela. Los especialistas han escrito mucho sobre cuáles son los comportamientos que deben tener los ciudadanos para que una república democrática tenga éxito y suelen destacar tres comportamientos éticos fundamentales: la participación ciudadana, los valores cívicos y la lucha contra la corrupción.

    La lucha contra la corrupción no permite descanso. Son demasiados los focos de corrupción donde se atrincheran los corruptos para desviar fondos del Estado, en definitiva del pueblo, y aprovecharse de situaciones de poder para privilegios personales, familiares o de amigos y partidarios. La sangría de la corrupción, entre otras cosas, impide resolver los problemas de la población en situación de pobreza.
    Los principales valores cívicos no están asimilados en el comportamiento de la mayoría de los ciudadanos. Hay sectores extensos y poderosos que de hecho no están aceptando la equidad, la igualdad de todos los ciudadanos en oportunidades y usufructo de sus derechos humanos.

    Queda mucho para poder decir que nos caracterizamos por la tolerancia y ante tantas denuncias de violencia y violaciones estamos en condiciones de afirmar que un porcentaje significativo de nuestra ciudadanía no ha entendido aún qué es eso del respeto a la dignidad de toda persona.

    El valor cívico de la solidaridad ha sido característico del pueblo paraguayo, pero ante tanto sufrimiento, tanta emigración, pobreza y marginación hoy no se puede anotar entre los valores evidentes de los paraguayos.

    Constitucionalmente tenemos las garantías para el ejercicio de la libertad; sin embargo, tal ejercicio requiere condiciones para poderla ejercer y gran parte de nuestra población se ve en condiciones de imposibilidad de elección en diversos aspectos fundamentales de la vida y la convivencia. Por ejemplo, si solamente algo más del treinta por ciento acaban el bachillerato, ¿cuál es la libertad de los jóvenes para elegir profesión y trabajo?

    El valor cívico de la paz parecería estar conquistado; no obstante, será oportuno trabajar para reducir los decibeles de agresividad y violencia que empiezan a manifestar nuestros adolescentes y jóvenes. Y sobre todo, trabajar intensamente para asegurar las bases de la paz profunda de la República: necesidades básicas satisfechas, justicia y convivencia en solidaridad.

    Por Jesús Montero Tirado

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/no-hay-republica-sin-etica-1230085.html

    Publicado por jotaefeb | 02/04/2014, 9:13 AM
  2. La deuda ética

    Los hechos conocidos protagonizados por personas con responsabilidades públicas vienen demostrando que nuestra deuda colectiva con la ética es creciente. Cada día los medios de comunicación de prensa, radio, televisión, las redes sociales y otros informativos de internet nos sorprenden con noticias escandalosas de atropellos a la ética con distintas formas de corrupción.

    El catálogo de formas de corrupción en nuestro país es frondoso. Por algo la agencia Transparencia Internacional nos viene clasificando año tras año entre los tres o cuatro países más corruptos del mundo.

    Es preocupante que nos estemos acostumbrando a estos niveles pésimos de corrupción, sin reaccionar para superarla. Que nuestros gobiernos sucesivos de dictadura y desde que estamos introduciéndonos en la democracia, no hayan reaccionado enérgicamente para extirpar la corrupción, no nos extraña, porque hablando en términos generales no pocas de sus autoridades representativas han sido actores importantes de la misma corrupción.

    La corrupción no está solamente en el ejercicio del poder, está también en la administración pública y sus funcionarios, está en la administración de la justicia y hasta en la administración de la salud, de la educación y la misma docencia. Está en los municipios y en las gobernaciones. Está en el ejército y en la policía. Está en las empresas de producción, en las de comercio y servicios, está en todas partes. Como un cáncer imparable va contaminando poco a poco todas las estructuras y tejidos sociales.

    Ante la corrupción parece que la sociedad está más dispuesta a comprender sus aspectos políticos, económicos y jurídicos, pero no lo está igualmente para sus aspectos éticos. Si hay un comportamiento corrupto que no tiene repercusión política o económica, es probable que ese comportamiento no sea denunciado ni considerado, aunque éticamente sea una grave lesión a las normas del comportamiento debido.

    La deuda ética tiene un altísimo costo social, que precisamente como el cáncer, va minando poco a poco e insensiblemente las bases y condiciones fundamentales de toda sociedad. En un tiempo no largo el grave daño salta a la vista, cuando ya es tarde para resolver sus efectos dañinos fácilmente y en poco tiempo.

    Una sociedad que no defiende enérgicamente la ética es una sociedad que nunca podrá ser comunidad, porque no podrá construir en común nada, si antes no ha asumido en común las reglas de juego sanas para la convivencia. Sin ética los miembros de la sociedad no pueden convivir.

    Sin ética comúnmente aceptada y vivida no hay seguridad para los ciudadanos. Cualquiera puede ejercer la violencia para imponer su voluntad contra los derechos e intereses de los demás. Sin ética esa violencia no tiene límites, puede traspasar las fronteras incluso del derecho de todos a la integridad física y la vida.

    Sin ética no es posible la justicia, aunque existiere una administración de justicia con capacidad de castigar el delito, menos aún si en la misma administración de la justicia también falta la ética. Y hay delitos cuyos efectos jamás se pueden reparar, porque son irreversibles, como el asesinato o el homicidio.

    La falta de ética genera y acrecienta la inequidad, aumenta las desigualdades, mantiene la pobreza de muchos ciudadanos, amenaza constantemente la subsistencia de los débiles. En la medida en que disminuye la ética, en esa medida crece la injusticia social, porque las diversas formas del egoísmo invaden el campo de las relaciones, haciendo prevalecer el poder aplastando la solidaridad.

    No es pensable ninguna aproximación a la paz en una sociedad donde sus ciudadanos menosprecian la ética o la ignoran.

    No hace falta reflexionar demasiado para comprender que una sociedad sin reglas de juego claras, universalmente aceptadas y por todos vividas sobre el comportamiento humano, es una sociedad inviable, imposible y fracasada.

    Hasta los niños comprenden fácilmente que es imposible jugar un partido de fútbol si todos no respetan fielmente en la cancha las reglas de juego. Los partidos que los ciudadanos jugamos cada día en las distintas canchas de la vida familiar, social, política y económica, son mucho más complejos e importantes que los partidos de fútbol.

    La deuda ética es acumulativa. Si no se afronta pronto y de raíz, el tiempo la complica.

    Por Jesús Montero Tirado

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/la-deuda-etica-1227620.html

    Publicado por jotaefeb | 26/03/2014, 6:35 AM
  3. Las plaquetas de Pablo Aguilar

    La inusual circunstancia que motivó la exclusión de uno de los mejores futbolistas albirrojos generó una polémica pública. Pablo Aguilar, aparte de ser una gran persona, es portador de una púrpura trombocitopénica idiopática con pobre respuesta a los tratamientos instaurados. Se trata de una enfermedad que produce una disminución del número de plaquetas en la sangre. Estas células son esenciales para la coagulación, por lo que existe una tendencia patológica a hemorragias espontáneas o postraumáticas. Las más temibles son las internas, sobre todo las cerebrales, que pueden producir daños letales.

    Al constatarse que Pablo tenía una cifra extremadamente baja de plaquetas, el cuerpo médico de la Selección optó por no arriesgarlo y aconsejó su desconvocatoria. Hasta allí, nada que discutir. La práctica del fútbol de alta competencia lo expone a cabezazos, patadas, codazos y caídas que podrían tener graves consecuencias.

    El problema surge cuando el jugador revela algo sorprendente: desde hace años viene jugando con plaquetas tan bajas como ahora y nunca le ha pasado nada. Dice que conoce los riesgos y que, pese a ello, lo que más ansía es seguir en el fútbol, porque “si muero, prefiero que sea en la cancha”. Al parecer, en México, aun conociendo el problema, no pusieron objeciones a que juegue. Tampoco la FIFA tiene reglamentada una conducta ante una eventualidad tan insólita como la que afecta a Pablo.

    Su caso plantea un interesante conflicto en el campo de la bioética. ¿Cuál debe ser la actitud del médico ante la decisión del jugador de seguir con su carrera? Como me sentía confundido ante la posición correcta, decidí trasladar la pregunta a dos referentes en el tema. El doctor Enrique de Mestral, profesor titular de Bioética de la Facultad de Medicina (UNA), sostuvo que el caso confronta a dos principios éticos fundamentales. Por un lado está el de beneficencia, que obliga al médico a actuar siempre en beneficio del paciente. Y, por el otro, está el de autonomía personal, que garantiza al mismo el derecho a decidir conscientemente sobre su propio cuerpo y salud. En estos casos prima este último principio. Si la persona se encuentra en indiscutible capacidad de discernimiento y está plenamente informada de los riesgos, el médico debe documentar la determinación y no interferir.

    En el mismo sentido opinó el doctor Sinforiano Rodríguez, miembro de la Academia de Medicina y ex integrante del Comité de Ética del Círculo Paraguayo de Médicos. Expresó que, frente al criterio técnico de preservar la vida, se sobrepone el criterio filosófico de respetar la decisión autónoma e informada del paciente. Ninguna instancia puede obligarlo a actuar de otro modo.

    Nada sencillo el caso de Pablo Aguilar. Espero que estas reflexiones ayuden a sus médicos a decidir lo más acertado.

    http://www.ultimahora.com/las-plaquetas-pablo-aguilar-n720362.html

    Publicado por jotaefeb | 08/09/2013, 8:17 AM
  4. La costumbre de la imprevisión

    Por Héctor Farina Ojeda (*)

    Pensar anticipadamente en un problema, planificar primero y obrar en consecuencia son cosas lógicas para intentar prever y resolver conflictos, sobre todo cuando estos ya son viejos conocidos. Pero, en sociedades precarias en las que se vive a merced de la fragilidad del cambio, la imprevisión suele ser el factor común a la hora de enfrentar un problema: se nota cuando las lluvias -cíclicas- convierten a las calles en ríos, dañan el asfalto y dejan profundos baches, así como hacen colapsar la movilidad de ciudades completas. Como si llover fuera un hecho extraordinario en un país en donde llueve siempre, se finge el asombro y se opera en el caos, tratando cada quien de parchar la situación de la manera que mejor se le ocurra. Y cuando, realmente, se trata de un fenómeno extraordinario que altera el funcionamiento de una ciudad o un país, el daño suele ser desmedido y la respuesta se bambolea entre la desesperación y la incapacidad.

    Vivimos en sociedades poco planificadas, en sociedades imprevistas. Sabemos de antemano y de memoria, que un país caluroso y húmedo como Paraguay reúne condiciones ideales para que se propague una enfermedad como el dengue. Pero, lejos de haber previsto el peligro y educado a la gente para que combata el mosquito, se reacciona sólo cuando el número de enfermos o muertos escandaliza. Nos asombramos, nos asustamos y empezamos a limpiar y cuidarnos, para que no nos toque a nosotros. Pero se esperó primero, con la calma de los que descansan al costado de un camino, a que los casos de enfermedad nos rodeen, afecten a un conocido, a un vecino o alguien cercano. No visualizamos lo previsible y cuando los hechos nos atropellan los tomamos como imprevistos y reaccionamos con la torpeza del que no sabe de dónde vino el golpe.

    Era previsible que el transporte público en Paraguay colapsara, que los accidentes de motociclistas iban a disparar los índices de muertes en el tránsito y que, una vez más, las autoridades no sabrían cómo responder ni podrían ponerse de acuerdo en proyectos como el metrobús. Desde hace décadas vivimos en una precariedad grosera que condiciona al ciudadano a viajar al riesgo de su vida, en vehículos desvencijados, por calles llenas de baches, sin semáforos, y bajo la conducción de alguien sin educación para siquiera esperar que una anciana termine de subir al vehículo antes de acelerar. Sabemos que las unidades del transporte no deben, bajo ningún punto de vista, viajar con las puertas abiertas porque esto asegura que en caso de algún accidente, será fatal. Pero parece no preocupar, como si los accidentes no pudieran preverse y evitarse. Y la reacción sólo viene tras la desgracia.

    Y todavía más curioso, cuando se confunde la reacción con la planificación. Cuando en el enojo de algún accidente que se pudo haber evitado, se vocifera, se cuestiona y se busca culpables. En lugar de la inteligencia racional, se deja que sea la emocionalidad de un momento difícil la que marque las reacciones que deberíamos tener como sociedad. En lugar de construir un sistema seguro para evitar la caída, funcionamos a partir del golpe, el dolor y la rabia del momento.

    Todo esto lo podemos ver en nuestra economía, en los ciclos climáticos que condicionan un auge portentoso o una contracción brusca. O en las trabas a las exportaciones, que se dan con mucha frecuencia, pero que todavía no hicieron que el país tenga una planificación minuciosa y estratégica para enfrentar la mediterraneidad. Tan previsible como saber que una devaluación de la moneda brasileña o la argentina generaría un aluvión de contrabando, y tan imprevisible como ver a las autoridades tomando medidas ridículas como tratar de impedir que los productos baratos permeen la frontera y lleguen hasta un consumidor empobrecido y necesitado. Si lo hubieran previsto y planificado, tendríamos una economía competitiva, con productos de calidad y precios competitivos, por lo que no importaría si el contrabando viaje en avión, en canoa o a pie. Simplemente, no podría competir y no tendría sentido.

    Tenemos que dejar de jugar a la sorpresa y el asombro fingido, para comenzar a construir una sociedad menos precaria, más prevenida y más planificada. Que ya no seamos víctimas del caos cuando el clima es hostil, cuando se cierra un mercado, se devalúa una moneda o cuando un modelo económico se agota. La previsión debe ser parte de nuestros pequeños actos cotidianos, en cosas tan sencillas como ahorrar unas monedas por si pasa algo. La pregunta es: ¿podemos dejar de vivir en la imprevisión y pasar a la planificación?

    (*) Periodista y profesor universitario
    Desde Guadalajara, Jalisco, México.

    Publicado en “Estrategia”, suplemento especializado en economía y negocios, del Diario La Nación, de Paraguay.

    Publicado por jotaefeb | 23/07/2013, 4:32 PM
  5. DESVERGONZADO
    Mabel Rehnfeldt
    Nunca se aplicará más legítimamente la palabra “desvergonzado” a Miguel López Perito de lo que puede aplicarse en estas últimas horas de la semana que se va. “Desvergüenza: Falto de vergüenza y de respeto. Dicho o hecho desvergonzado”.

    No sabemos si con anuencia o no de su jefe Fernando Lugo, el caso es que el jefe del gabinete civil de la Presidencia, Miguel López Perito, pretende reciclar a Héctor Lacognata. Llevado por su admiración hacia la figura del médico y generoso con el dinero ajeno, López pretende convertir en agencia de empleos el Palacio de López. Lo que es peor, una agencia de empleos para gente con malas referencias laborales: ni más ni menos que un sospechado de haber recibido pagos indebidos.

    Uno puede hasta coincidir con López Perito en que el ex canciller es una persona interesante. Pero eso no invalida, disfraza ni oculta los motivos iniciales –que aún permanecen– y por los cuales Lacognata fue destituido: percibir una doble remuneración, lo que está penado por nuestra Constitución Nacional.

    López Perito se mofa del pueblo que los eligió y de los bolsillos que los sostienen. Se burla de los impuestos que pagamos para financiar sus salarios al hablar de que inventará un nuevo cargo de asesor, cargo inexistente y que, como si fuera poco, debiera ser creado por ley y no por antojo del hombre fuerte del gobierno de Lugo. ¡Qué fácil es ser generoso con el dinero ajeno!

    Si el jefe del gabinete de Lugo está tan ansioso de seguir contando con el concurso de Lacognata, debiera pagar de su bolsillo el sueldo de nuestro ex ministro. Pero y aún así, previendo que parta de su inmensa generosidad el pago del salario, antes primero debieran pararse ante un fiscal, devolver todo el dinero percibido de Itaipú, ponerse a disposición del Ministerio Público, arreglar las cuentas que pudieran estar pendientes y allí reinventar la propuesta del reciclaje del ex canciller. López Perito propone un circo en el cual convierte en payaso al propio Presidente de la República, veamos por qué.

    Imagínese que Ud. es dueño de una empresa. Y despide a uno de sus gerentes más importantes por indicios de comportamientos ilícitos. Un par de días después Ud. descubre que su secretario volvió a contratar al gerente al cual Ud. –como director de la empresa– acaba de despedir. Y no contento con eso, Ud. también descubre que no es su secretario quien pagará el sueldo del reciclado. Sino usted mismo, o lo que pueda ser mejor, los accionistas que lo sostienen.

    Parece un chiste, ¿verdad? Pero no. Es exactamente la situación que propone López Perito, quien convierte en bufón a Fernando Lugo y públicamente se burla de la renuncia de Lacognata aceptada por el Mandatario. Hasta aquí las cosas, se confirma con creces la visión que tiene la Embajada americana de él y con la cual coincidimos casi todos sin necesidad de que WikiLeaks nos confirme: Miguel Angel López Perito es el verdadero mandamás del Paraguay.

    http://www.abc.com.py/nota/desvergonzado/

    Publicado por jotaefeb | 04/12/2011, 12:03 PM
  6. UN SICÓLOGO PARA EL PALACIO
    Adrián Cattivelli
    El presidente Fernando Lugo hizo alusión días atrás a la necesidad de que algunos periodistas se den una vueltita por el Hospital Neurosiquiátrico. No tendremos que enojarnos, creo que la sugerencia fue hecha con buena intención. En estos tiempos de vertiginosidad y desasosiego, no está de más que cada uno se ocupe del estado de su salud mental.

    Evidentemente, lo atinente a la condición de nuestra psique es un asunto personalísimo e intransferible, que requiere atención individual. Aunque en las últimas décadas, las terapias de grupo han sido muy efectivas en la superación de ciertos problemas comunes. En la actualidad, familias enteras son objeto de este tipo de tratamientos, así como personas que padecen dolencias o adicciones similares, tales como alcohólicos o drogadependientes.

    En fin, aunque no soy un experto en la materia ni mucho menos, me parecería oportuno que el actual Gobierno también comience a preocuparse seriamente por el estado de su salud mental “colectiva” –si es que esta existe– ya que, a juzgar por los hechos, ella está presentando algunos signos serios y preocupantes de afección.

    Si no me cree, fíjese usted en los graves síntomas de disociación que manifiesta. Quien más secretos ha revelado acerca de la conducta del presidente Lugo o los tires y aflojes al interior de su entorno, poniéndolo muchas veces en gran aprieto, ha sido ni más ni menos que su misma sobrina, Mirta Maidana, convirtiéndose así en primera gran puntera en pos del deterioro de la imagen presidencial.

    Ni qué decir ya de los reiterados encontronazos entre el titular del poder Ejecutivo y su Vicepresidente. Pareciera que cada uno está pendiente de lo que diga o haga el otro para tomar de inmediato la posición exactamente contraria.

    Los tiene usted ahora mismo al asesor jurídico de la Presidencia, Emilio Camacho, y a la titular de la Comisión Nacional de Bicentenario, Margarita Morselli, protagonizando una trifulca ideológico-técnico-administrativa que se ventila a través de los medios de prensa, de la forma más pública posible. ¿No habrán tenido ocasión de conversar por teléfono para intentar zanjar discretamente sus diferencias?

    Sin embargo, una de las muestras más patentes en torno a los problemas disociativos que afectan a la actual administración probablemente se personifique en la figura de la diputada Desirée Massi, esposa del ministro del Interior, cabeza política del Gobierno. Pues bien, ella tiene fama de no tener pelos en la lengua. Es la entrevistada perfecta. Dice siempre todo lo que a la prensa le gusta escuchar. Comenta sin ruborizarse ni un poco las diferencias, contradicciones y ansiedades de los capitostes de turno. Pero lo que a mí me encanta es esa capacidad suya de indignarse vivamente con los desaciertos del oficialismo. ¡Es divina Desirée! La ha de adorar Lugo…

    Podría hacer mención a una docena de casos más, como las controversias más o menos disimuladas entre Héctor Lacognata y Jorge Lara Castro –cuyas funciones volverán a superponerse ahora que el ex ministro ocupará un carguito en el Palacio– o las que cada tanto protagonizan Miguel López Perito y Augusto Dos Santos, también con connotaciones públicas.

    Pues bien, todo este revoltijo sobrevive y hasta se exalta incluso en nombre de la democracia, el pluralismo y la libertad de expresión. Lo que no se dice –¿no se sabe?– es que tanto sarao no hace más que contribuir al sostenido desgaste del Gobierno que ellos mismos integran. Obviamente, para fruición y deleite de quienes se encuentran en la vereda de enfrente.

    En el fondo, creo que los muchachos del Gobierno padecen el síndrome del “opositor perpetuo”. Del político que estuvo seis décadas del otro lado del mostrador y que ahora no tiene ni idea de cómo se hace para convertirse en un oficialista medianamente consecuente. Por supuesto, quien padece de esta dolencia detesta la crítica, no solo se le hace insufrible, sino que no llega a concebirla conceptualmente, ya que ellos, los opositores, siempre dicen cosas acertadas y, por lo tanto, no merecen ser cuestionados.

    Como usted percibirá, apreciado lector, en términos de tratamiento sicoterapéutico, no solo los periodistas tendríamos que darnos una vueltita por el Neurosiquiátrico. Las cosas por el Gobierno andan complicadas, sobre todo en términos de eso que se llama crear “espíritu de cuerpo”. Yo creo que el Presidente no haría mal en convocar a un buen sicólogo al Palacio de López. Una cosa discretita, claro. Tampoco se trata de llamar mucho la atención.

    Publicado por jotaefeb | 04/12/2011, 12:01 PM
  7. En Diputados ya cuestionan decreto de nombramiento de Soto

    Presentarían acción de inconstitucionalidad contra decreto que la nombró titular de la SFP.

    Durante la reunión de la mesa directiva y los líderes de bancada de la Cámara de Diputados, que se realiza hoy, varios legisladores plantearán la posibilidad de interpelar a la titular de la Secretaría de Función Pública (SFP), Lilian Soto. Esto a raíz de las respuestas de la misma a los pedidos de informe solicitados por los diputados y sus posteriores declaraciones. Al respecto, el colorado Carlos Liseras adelantó que igualmente reiterarán los pedidos de informe, sobre los casos de nepotismo que involucran al presidente Fernando Lugo. Indicó que aumentarán los días requeridos para la entrega de los documentos, por parte de la Secretaría, que fue una de las argumentaciones de la ministra para llevar adelante la investigación.

    Asimismo, de acuerdo al diputado patriaqueridista Carlos Soler, además de la interpelación, lo que corresponde es presentar una acción de inconstitucionalidad, sobre el decreto del Poder Ejecutivo, mediante el cual se la nombró a Soto como titular de la mencionada secretaría de Estado.

    En ese sentido, el legislador manifestó, que de acuerdo a la Ley 1.626 de la Función Pública, la Secretaría de la Función Pública será ejercida por un secretario designado por el presidente de la República, de una terna de candidatos, seleccionada luego de un concurso público de oposición por vencimiento del mandato o al producirse la acefalía. La ley agrega que dicho secretario durará en sus funciones 5 años.

    Sin embargo, esta disposición no fue cumplida por el primer mandatario, que por medio de un decreto nombró a Soto, secretaria de Estado, dijo el legislador.

    Según Soler, la ministra “se pasa hablando de ética, la misma persona que defiende y plantea el Código de Ética en la administración pública, es la misma que viola una ley y ocupa un cargo para el cual no concursó”, enfatizó.

    En igual postura, el diputado Oscar Tuma señaló que acompañará una interpelación a la titular de la Función Pública, porque “no existe la transparencia que tanto pregonaron”. Al respecto sacó a relucir que Soto denunció a algunos legisladores, por supuesto tráfico de influencia, sin embargo, en los casos de nepotismo que involucran al jefe de Estado, “se hizo de la desentendida y no realizó ninguna investigación”, sentenció.

    Publicado por jotaefeb | 10/05/2011, 9:31 AM
  8. LA BURLA DE LA MINISTRA SOTO

    Es increíble como la ministra de la Función Pública se burla de la ciudadanía y principalmente de los trabajadores de la Salud.

    A los trabajadores del sector Salud “de oficio les declara culpables” (sin derecho a la defensa) por trabajar en varias instituciones y hablo de trabajar en serio y se bloquea salarios por meses.

    Esta situación de multiempleo es fácilmente comprobable por los controles de marcación que realizan los profesionales en sus respectivas instituciones (documentación acercada en varias oportunidades ya a esa secretaria), en un país donde faltan médicos y personal de Salud.

    En cambio, pide ADN para ver si los privilegiados en cargos públicos son parientes del presidente Fernando Lugo, que ingresaron por influencias del presidente o como pago de favores, nepotismo total. Tal vez no hubieran ingresado de otra forma.

    Recordemos el salario de un médico es de G. 2.700.000; en cambio, estos afortunados parientes que la ministra Soto desconoce, a pesar de las publicaciones, perciben salarios de entre 7.000.000 a 40.000.000 millones de guaraníes. ¡Y pretenden impulsar un Código de Ética en la función pública! “Vaya ejemplos que nos dan”.

    Dr. César Pimienta

    Vicepresidente de FNTS

    Publicado por jotaefeb | 10/05/2011, 9:24 AM
  9. Código de Ética no busca restringir libertad de expresión, dijo titular de SICOM

    El proyecto de código de ética presentado por el Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Función Pública, no tiene ninguna intención de restringir la libertar de expresión. Solo busca cuáles son los encuadres que deben tener los funcionarios y los cargos gerenciales de la administración pública, expresó el ministro Augusto Dos Santos, titular de la Secretaría de Información y Comunicación para el Desarrollo (SICOM).

    Indicó que este proceso ha dado cabal muestra que no suscribe ningún tipo de restricción a la libertad de expresión.

    El secretario de Estado, tras reunirse este miércoles con presidente de la República, Fernando Lugo, informó sobre los trabajos que viene realizando su administración al frente de la SICOM.

    “Esas son representaciones que yo no participé, pero quisiera mencionar, ya que me dan la oportunidad, no existe ninguna intención restrictiva en ese código y si existiera por algún motivo que llevara a esa especulación, creo que tendría que trabajarse, porque el gobierno paraguayo no tiene ninguna intención de restringir el acceso a la información, es claro y categórico y la Secretaría de Comunicación velará en ese sentido”, expresó de manera categórica el secretario de Estado.

    Publicado por jotaefeb | 05/05/2011, 10:46 AM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Click for Asunción, Paraguay Forecast

archivos

estadísticas

  • 599,521 hits

Como dijo… (SIC)

Hugo Biedermann M ‏@Hugobie Detesto a la gente que denuncian para su provecho político. Y luego se convierten en encubridores de quienes denuncian al no oficializar. Detesto a diputadas que saben quienes son colegas narcos.Así lo declararon rimbombantemente. Y a la hora de la verdad, sho no se nada viste!

Chiqui Avalos ‏@chiqui_avalos 1- Dir.de SENAVITAT Soledad Gómez se ofendió cuando le preguntaron cuantas casas se construirán este año. Abandonó la conf.de prensa. Piré pererí... 2- Quienes debían ser suspendidos son los genios que "crearon" las tareas para el safari del INTER. Autores morales de potenciales delitos. PREGUNTA INOCENTE:Las empresas que auspiciaron el safari no sabían las reglas?.Nadie las nombra,pero son cómplices de incitar al delito. Si los sponsors no conocian las reglas contra la ley es desidia o complicidad. Si conocian,peor.Asi cuidan sus clientes? 3-No hay fecha para nueva reunión en Yacyreta.Sin remesas y falta de pago crea crisis.Cancillería "espera destrabe",pero no reclama.Al 2015? 4- Ministro de la pobreza Jorge Baruja compra via directa provisiones a precios mayores q en plaza,contra decreto que pretendia bajar costos. 5- Hay una ley sobre los saldos promulgada por el ejecutivo que la CONATEL no impone por oposición de las operadoras.Complicidad o desidia? ESTAFA.Las operadoras se oponen a la resolución de la Conatel, que obliga a acumular datos de los usuarios, por lo que no aplican la medida. 6- ANR se resiste a desprenderse de afiliados con vínculos en el tráfico de drogas.Un cargamento del ex policia Aguedo Lezcano cayó el jueves. Acusaciones llegan hasta Min. Victor Nuñez ( Corte) que dijo no conocer a Acosta,pero lo liberó mediante una sentencia.Negros antecedentes. Nuñez fue carcelero de Tacumbú,Juez de Paz,entró en politica de la mano de W.Ascendió hasta la Corte y amasó gran fortuna.No resiste archivo. 7- Dip. Villalba acusado de defender narcos: "la profesión de abogado tiene 3.000 años" Agregamos: es la 2da. del mundo,pero se parece mucho a la 1ra.

Vladimir Jara (Vlad) ‏@Vlad_Jara No podemos ponerle freno a la actitud de violencia en nuestros niños y jóvenes: bullying, golpizas a niños más indefensos, safaris salvajes. Chicos destrozando un aula en Luque festejando fin de curso; safari animalesco en el Inter. Ahora: un chico con revólver en la mochila.

víctor raúl benitez ‏@victoraulb Neneco mata y es suspendido en registro de la ANR, Ibáñez roba y recibe permiso: consecuencias q reciben practicantes del crimen en Paraguay. Con estas puniciones podemos esperar ¿más o menos crímenes en el país?

Felipe Goroso S. ‏@FelipeGoroso El acceso a la información pública del Ejecutivo pasa por publicar nombres y salarios pero no pasa por informar cuántas casas se entregarán.Vayamos poniendo la gotita al eje discursivo.

Ignacio Martinez: Las vacaciones de Ibáñez. La narco política El archivo del desbloqueo. La insuficiencia de Samaniego. Los cortes de la Ande. Ni la lluvia ni todo ambiente toxico bajaran las ganas por aportar ese granito en pro de dias mejores. ¡Así como es un derecho exigir calidad de vida, es una obligación poner ese granito de esfuerzo personal para hacerla realidad nacional. ¿Ayepa?

Diego R. Ll. #27124 ‏@diegorll Si a tu hijo le expulsan del colegio por malas notas o conducta le tenes q enseñar a aceptar el resultado de sus actos. No se acaba el mundo. Qué tipo de ejemplos lo que dan esos padres a sus hijos que por cualquier cosa ya se van al colegio con abogados? Siempre luego me reventó esa onda de que los hijos hacen lo que quieren y después encima los papas meten un amparo. Pasaba en el San José.

Luis Bareiro ‏@LuisBareiro Parece que hoy si cometes un delito no es necesario contratar abogado para defenderte, basta con el diezmo y un pastor influyente

Hugo Biedermann M ‏@Hugobie La critica a Teleton no es por su obra. Es por la forma que algunos figuretis se aprovechan de la misma.
La obra es brillante.
Así entiendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: