estás leyendo...
País

ASALTOS A BANCOS

  • Andrés Granje

Desde que el capitalismo  erigió a las entidades bancarias, como el sitio que atesora el dinero que sirve para solventar los bienes y servicios que  la sociedad produce, desde donde se opera y gerencia ya sea en forma de ahorros o financiamiento  este producto llamado dinero,  en el colectivo popular  se ha idealizado a los bancos, como al templo que es sinónimo de riqueza, opulencia y poder, donde reina el Dios del dinero y los grandes sacerdotes son los gerentes y Presidentes de estas instituciones con aureolas de todopoderosos.

Así también desde siempre fue el bastión mas custodiado por los organismos  de seguridad al servicio del sistema, policías, agentes privados y especialistas en sistemas de seguridad se esforzaron y se esfuerzan cada vez mas para hacer inexpugnables para los delincuentes  estas instituciones, así como para lograr que sus  productos supremos los billetes, hojas de cheques o tarjetas plásticas no sean adulterados o falsificados.

Desde la creación de estas instituciones fueron también la presa mas codiciada por los marginales, ladrones de bancos, asaltantes y falsificadores, que en el devenir de la historia mostraron sangre fría, astucia, temeridad, ferocidad, ingenio y mucha creatividad para burlar los férreos controles y alzarse con montañas de dinero o valores en forma de oro, piedras preciosas o documentos de sus cofres y caja fuertes. Muchos murieron en el intento y otros, la gran mayoría fueron a parar a las cárceles descubiertos por la tenacidad de los investigadores y detectives al servicio de la ley y el orden.

En nuestro país en los últimos tiempos se perpetraron asaltos  a sucursales de bancos y financieras en cadena, con una facilidad extraordinaria , basta que una banda de cuatro o cinco integrantes con pelucas y disfraces, a veces  a cara descubierta y con los ojos electrónicos funcionando  y grabando, se meten en los locales con gente, acuestan a todos  en el piso, en menos de cinco minutos se alzan con todo el dinero y huyen en los vehículos que les esperan afuera, sin que los custodios reaccionen, Así de fácil es en pleno siglo XXI asaltar bancos en Paraguay.

Llama poderosamente la atención la poca efectividad de la policía en la persecución y la investigación para dar con los asaltantes de bancos, hasta el momento son nulos los aciertos en esta materia, los custodios privados de las entidades bancarias, uno se pregunta para que están, aparte de fastidiar a los clientes de estas instituciones a quienes llenan de restricciones en el interior de los locales, pero que nada hacen cuando los delincuentes ingresan armas en manos y les reducen con una facilidad asombrosa.

Creemos que esta ola delictiva en contra de los bancos debe terminar para tranquilidad de la población,  los lugares más peligroso de exposición hoy día para la gente, son los locales bancarios, uno puede pasar la hora mas dramática de su vida o perderla  al intentar depositar una cantidad de dinero o cobrar un cheque.

About these ads

Acerca de jotaefeb

Un jubilado, buscando el "Yvy Mará Neỹ " ( lo que se podría traducir como “la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá... guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas...

Comentarios

5 comentarios en “ASALTOS A BANCOS

  1. No recuerdan el asalto a la sucursal del Banco de Londres en Asunción. Fue en la década del 60. No encuentro datos en la web.
    Gracias

    Publicado por Angel Busto | 28/06/2014, 10:29 AM
  2. La Ley del Oeste

    Posteado por Gabriela González Escalada

    El senador Alfredo Jaeggli presentó un proyecto de ley con el objeto de “garantizar la tenencia de armas”. Consiste en que la persona con sólo presentar su cédula y cumplir con los requisitos de la Dirección de Material Bélico (DIMABEL), que respalden que el arma es de procedencia legal, ya se le otorgará permiso para la portación del arma corta.

    La ley actual permite la posesión de armas de fuego y las distingue por tenencia (guardado con sus municiones en el inmueble registrado en DIMABEL) y la portación, que es el permiso a los uniformados y algunos excepciones, consiste en la disponibilidad inmediata.

    El documento agrega que de promulgarse la ley, el permiso de transportar libremente el arma por todo el territorio nacional tendrá una validez de diez años.

    Jaeggli explica que esta ley será aplicable para la gente “decente”, es decir, “aquellas personas que no registren antecedentes penales.” (requisito ya establecido por DIMABEL). Además, en caso de ser descubierto con el arma en mano en estado etílico, se le incautará.

    Este último calificó de “castigo y lección a los alcohólicos”.

    Algunos puntos a considerar en cuanto al proyecto son:

    Primero, otorgar la portación legal de armas a gente “decente” es potenciar a asesinos. El senador considera que es una “pérdida de tiempo” el hecho de exigir a los interesados la práctica con instructores profesionales y por ello no lo contempla en su proyecto.
    Señor Alfredo Jaeggli, la mayoría de las muertes y heridos por casos de “disparo accidental” es por negligencia. Las armas de fuego están en perfecto estado, no es un accidente, es un error humano.
    Segundo, el hecho de que una mujer asesinó al delincuente que atacó a su marido es resultado de un problema social. El Estado debe garantizar la seguridad en todo el territorio nacional. “El conflicto interno de un Estado no se soluciona con una ciudadanía armada”, reza el slogan de la campaña de Amnistía Internacional de la campaña “Armas Bajo Control”.

    Tercero, mediante consultas realizadas en las calles, la mayoría de las personas están de acuerdo con contar con un arma de fuego como parte de su sistema de seguridad familiar.
    Esto en realidad es alarmante.
    Debería preocupar al representante del pueblo en crear consciencia de que el arma está diseñada para matar. En caso de su incorrecta manipulación, se mata.
    Los militares y policías son los únicos autorizados en tener armas justamente porque han recibido suficiente capacitación y entrenamiento para su uso.

    En caso de un accidente en la casa, ya no hay vuelta atrás. El contar con un arma aumenta las probabilidades de accidentes, homicidios y suicidios, está comprobado mediante investigaciones.
    Aprobar está ley será activar una bomba de tiempo.

    Publicado por jotaefeb | 15/08/2010, 10:28 AM
  3. Los asaltos no se detienen
    En poco más de 24 horas se produjeron en Asunción y su Área Metropolitana al menos cinco asaltos importantes y un intenso tiroteo entre policías y delincuentes en una zona densamente poblada. Cada cierto tiempo, con cada vez mayor frecuencia, los habitantes de la capital y de las localidades vecinas se ven sacudidos por una seguidilla de robos violentos en empresas y domicilios particulares. De igual forma, otra modalidad delictiva que parece haber reverdecido es el robo de automóviles, según lo demuestran las mismas estadísticas de la Policía. Una situación de inseguridad similar se vive en las principales ciudades del interior del país. La percepción de la ciudadanía es que el Gobierno está perdiendo claramente la lucha contra la delincuencia, pese a las muchas inversiones hechas en los últimos tiempos en materia de compra de equipos y armamentos.

    El Ministerio del Interior no consigue hasta ahora transmitir seguridad a la población, aunque se han dado pasos importantes para la superación de las deficiencias estructurales de las fuerzas de seguridad. Patrulleras, helicópteros, armas de guerra, chalecos antibala y equipos de comunicaciones han sido adquiridos para la Policía, con volúmenes de inversión que están muy por encima de gobiernos anteriores. Sin embargo, es evidente, a la luz de las noticias que divulgan la participación de agentes en diversos ilícitos, que no hay avances en la batalla contra la corrupción y la mafia al interior de la institución. Es necesaria y urgente una depuración de los cuadros policiales basada en principios éticos y de solvencia profesional. Este es en realidad el núcleo de una política de seguridad eficaz: el saneamiento radical de las filas policiales, especialmente a nivel de la oficialidad.

    En los rangos inferiores lo que corresponde es aplicar cambios drásticos en el entrenamiento y capacitación de los nuevos agentes. Se precisa incorporar el uso de criterios científicos en la labor cotidiana de las fuerzas policiales, así como el manejo de modernas herramientas tecnológicas. Al mejoramiento de los contenidos de la capacitación profesional habrá que agregar el desarrollo de la dimensión ética de una carrera cuya esencia es el servicio a la comunidad y la rectitud en la conducta.

    En las condiciones actuales, la Policía alista y entrega armas y responsabilidades a personas con muy poca formación general y técnica, muchas de ellas más interesadas en contar con un arma de fuego y un uniforme que les permita actuar con plena impunidad.

    El poder de las roscas mafiosas dentro de la institución policial no debe ser subestimado. Cuando ven en riesgo sus turbios negocios, los corruptos reaccionan con ferocidad. Al inicio de su gestión, el ministro del Interior, Rafael Filizzola, había adoptado medidas concretas para extirpar este tumor de las filas policiales. Las respuestas no se hicieron esperar. Amenazas, insubordinaciones y atentados –alguno con saldo mortal– que pueden ser atribuidos a policías fueron la contraparte de estas acciones. Desde luego, sería ingenuo pretender que pueden desmantelarse estructuras profundamente corrompidas sin conflictos y tensiones o en un clima de armonía. Lamentablemente, en la actualidad parece haberse perdido aquella primera firmeza. Las investigaciones dentro de la Policía no avanzan y no se vislumbra una conducción férrea que apunte a hallar y neutralizar a corruptos y delincuentes. El Gobierno debe retomar con decisión la guerra abierta a las mafias en la Policía.

    No existe otra fórmula para reducir los índices de delincuencia y violencia en nuestra sociedad.

    Publicado por jotaefeb | 21/07/2010, 8:43 AM
  4. SEGURIDAD, UNA DEUDA QUE EL GOBIERNO DE LUGO TODAVÍA TIENE PENDIENTE CON EL PAÍS

    La inseguridad es uno de los problemas más graves de la sociedad paraguaya. Los hurtos, asaltos, asesinatos, secuestros exprés y otras formas de la delincuencia son no solo el reflejo de una Policía y una Justicia incapaces de poner freno a los que apeligran la vida y los bienes de las personas, sino de un Estado ineficiente e insensible, que no da respuestas positivas a los dramas sociales en la medida de lo esperado. Hace falta mayor empeño en el Gobierno.

    De un tiempo a esta parte, se ha incrementado el índice de actos delictivos tanto en la Capital y sus alrededores como en algunos centros urbanos de gran circulación como, por ejemplo, Ciudad del Este. No hay día en que los medios de información no traigan alguna nueva noticia acerca de asaltos, asesinatos y otras formas de agresión a la ciudadanía.

    La tímida contraofensiva de las fuerzas policiales al desmantelar algunas bandas es insuficiente para disminuir la sensación de que los marginales han vuelto al ataque con toda su carga de violencia.

    Lo grave del problema es que se observa que la delincuencia sí avanza – porque ataca en más lugares al día, es más osada, cuenta con mejores armamentos, opera casi sin temor- , mientras la Policía retrocede en cuanto a eficacia. Ni la mayor cantidad de dinero que le asigna el Congreso para equipamientos y alguna tímida mejora salarial han sido razones que redunden en un grado más elevado de efectividad para contrarrestar a los que operan contra la sociedad.

    La consecuencia está a la vista: se perdió la tranquilidad. En mayor o menor escala, personas, empresas o instituciones toman sus propias medidas de precaución. Esa actitud desnuda y denuncia al Estado, que tiene también como función garantizar la seguridad a niveles general y particular.

    Aun cuando – comparando con otros países de Latinoamérica- el mal no llega a extremos tan despiadados, es necesario que la Policía Nacional y el Ministerio del Interior lideren con mayor fortaleza una campaña para bajar los niveles de inseguridad, sobre todo en puntos críticos harto conocidos.

    Los gobernantes no deben olvidar que la represión y el control son solo dos facetas de la lucha contra la criminalidad. Si le falta un componente esencial, que es una mayor equidad social que dé a los jóvenes la oportunidad de sobrevivir dignamente con su trabajo honesto, aquellos factores siempre van a ser insuficientes.

    La responsabilidad no es solo del Poder Ejecutivo. Es también de los poderes Judicial y Legislativo. Aisladamente, ninguno de ellos podrá obtener avances significativos. Trabajando en base a un proyecto – que hoy no existe- , en armonía, donde cada cual cumpla el rol que le asignan las leyes, sí podrán existir logros sustentables.

    Lo que la ciudadanía espera de las autoridades es más atención a los problemas cotidianos, aquellos que se sienten y se viven en carne propia en la casa, en el barrio, en la calle y en cualquier parte.

    La desidia actual es una mala señal. La impresión es de que las fuerzas de seguridad hacen lo mínimo e indispensable, pero no más. Están, pero no se comprometen en serio para enfrentar con mayor fuerza a los que amenazan y agreden a la sociedad sin tregua alguna.

    http://www.ultimahora.com/notas/340592-Seguridad,-una-deuda-que-el-Gobierno-de-Lugo-todavia–tiene-pendiente-con-el-pais

    Publicado por jotaefeb | 20/07/2010, 4:27 PM
  5. Pues esto depende mucho de la capacidad que tengan las personas de poder asimilar sus presentes financieros y de la confianza crediticia que hayan tenido a la lo largo de su vida. Hay muy buenos servicios de bancos que las personas no tienen la oportunidad de conocer y esto debe ser de alarmas para muchas personas.

    Publicado por bancos | 07/07/2010, 11:46 AM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ahora

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Desde Asunción/Paraguay: jotaefeb, buscando el “Yvy Mará Neỹ ” (“la tierra sin mal” de los guaraníes) acá, allá y acullá… guardando retazos de hechos y protagonistas en esta bitácora virtual, para compartirlas…
laovejacien@gmail.com

estadísticas

  • 612,068 hits

mejores calificados

archivos

Follow PARAGUAY OIKÓVA on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: